Escucha esta nota aquí

Como parte del periodo de evaluación del Bus de Transporte Rápido (BRT, por sus siglas en inglés) en Santa Cruz de la Sierra, este jueves, médicos y enfermeras, a bordo de los buses largos, recorrieron el primer anillo invitados por el Gobierno Municipal. El objetivo de las autoridades es que los profesionales de salud analicen y evalúen las medidas de bioseguridad de este nuevo servicio de transporte público.

La mirada de los médicos estuvo centrada en las estaciones, así como en el sistema de abordaje de los usuarios. En el primer anillo existen cuatro paradas habilitadas. “Se dejó a los médicos en cada una de las estaciones para que hagan una evaluación sintomatológica de los usuarios y de los vecinos”, indicó Rolando Ribera, secretario municipal de Movilidad Urbana.

Este viernes será el turno de las personas con capacidades diferentes para que también sean parte de las evaluaciones a las que se está sometiendo el Sarao, nombre del BRT. “Será importante tenerlos para que ellos sepan abordar y para que los no videntes conozcan cómo guiarse por el sistema de sonido”, agregó Ribera.

Por su parte, Fabiola Castedo, asesora de los profesionales de salud, detalló que se verá si los pasajeros respetan el distanciamiento físico, el uso de barbijos y de alcohol en gel. La idea es coadyuvar en las medidas preventivas contra el Covid-19.   

El periodo de prueba será durante dos meses, con el objetivo de que la población cruceña aprenda a usar el nuevo servicio de transporte rápido de la ciudad. Hasta el momento van tres semanas y en las que 4.298 personas han utilizado el servicio de manera gratuita. Se calcula que unas 50.000 serán transportadas hasta la fase final de las pruebas.