Escucha esta nota aquí

Los cuatro menores de edad que quedaron huérfanos tras la muerte de Florentina Cordero Ortega, de 36 años, y Adelaida Candía Cordero, de 18 años, quedaron bajo el cuidado de la familia materna y recibirán asistencia sicológica por parte de la Defensoría del Niñez y Adolescencia. La mayor de los niños (de 10 años) fue quien presenció el doble feminicidio y sufre de depresión.

Paola Callao, encargada de la Defensoría de Cotoca, informó que los menores fueron entregados a Herencia Cordero, hermana de Florentina, con un acta de compromiso, luego de que esta reclamó la tutela al mediodía de ayer, después de que se registró el crimen.

Callao aseguró que se tomó una entrevista sicológica a la niña de 10 años, hija de Florentina, quien identificó a su padre Fernando Meza Arancibia, como el autor del doble feminicidio. Por este hecho la menor se encuentra afectada emocionalmente, por lo que se le hará un seguimiento por parte de los especialistas.

Por su parte, Elena Cordero, hermana de la fallecida comentó que los cuatro niños, tres de ellos hijos de Florentina (dos niñas y un varón) y otra de Adelaida (niña de dos años), se encuentran bien de salud y que están siendo cuidados por sus tías.

“Los niños están a cargo de nosotras, las tías, pero ellos no recibirán el mismo cariño que el de sus mamás. Lamentablemente crecerán sin sus madres, pero esperamos que este hecho no quede impune”, dijo la mujer.

Elena pidió a la Policía dar con la captura del sindicado, para que sea sancionado con la pena máxima por feminicidio. Por su parte, José María Velasco, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), informó que la Fiscalía ya emitió un mandamiento de aprehensión contra Fernando Meza y que los operativos en su búsqueda se han intensificado.

Las dos víctimas de feminicidio fueron enterradas hoy en el cementerio Los Cusis

Asimismo, Velasco indicó que se secuestró la picota, que fue utilizada por el prófugo para quitarles la vida a su mujer e hijastra, en el interior de una vivienda, ubicada en la urbanización Palmera II, de Cotoca. Además, pidió a la población brindar cualquier información sobre el paradero del hombre acusado por este doble crimen.

Esta tarde, los familiares y amigos enterraron a las dos víctimas en el cementerio Los Cusis, de la Pampa de la Isla, y entre llantos pidieron esclarecer el violento hecho, que dejó cuatro niños huérfanos.



Comentarios