Escucha esta nota aquí

En el Hospital de Niños Mario Ortiz se abrió una sala con 20 camas que permanentemente están ocupadas. Cama que deja paciente dado de alta ‘consigue dueño’ -casi de inmediato- porque hay menores en el pasillo, sobre bancas o sillas a la espera. Al resto de los pacientes se los acomoda en donde se puede.

Están distribuidos entre las salas de reanimación, de trauma, de neurocirugía, de terapia intensiva (a donde van los que tienen complicaciones respiratorias), e incluso en la sala de observación, donde hay pacientes con diversas patologías y están mezclados.

Durante el fin de semana y por la noche es cuando llegan más pacientes a la Emergencia y solo hay un pediatra y dos auxiliares que no dan abasto. “Por eso tardan en atender. Los que llegan esperan hasta dos y tres horas” cuenta la ejecutiva del sindicato Leny Suárez.

Suárez lamentó que las autoridades en salud no quieran mostrar una realidad dura de digerir, con niños adoloridos víctimas del dengue, esperando una cama.

A estas alturas ya no hay mosquiteros para los pacientes y en la Emergencia se arruinó el aire acondicionado el año pasado, que hasta ahora no se arregla, por lo que con el hacinamiento el calor es insoportable.

En los otros centros el panorama es mejor, como efecto de un descenso en la curva epidémica del dengue.

EL DEBER visitó el Hospital Francés y el Municipal de la Pampa y evidenció que los pasillos no están llenos de pacientes como hace unas semanas.

Respuesta de autoridades

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Santa Cruz, Marcelo Ríos, reconoció que en esta décima semana, de cinco enfermos que aparecían por cada paciente notificado con dengue (máxima cifra), ahora la cifra está en 0,8. lo que equivale, en términos académicos, a que “la epidemia está controlada”, aunque sigue siendo endémica. Sin embargo, aclaró que los casos que derivan en hospitalización toman hasta dos semanas, lo que provoca que aún se vea algún rebalse de pacientes cada vez que llegan nuevos casos.  

Sobre el problema en el Hospital de Niños, explicó que los menores siguen siendo los más afectados, acaparando en 45% del total de casos notificados de dengue y siete de los ocho fallecidos por causa de dengue.

Asimismo, dijo que la saturación los fines de semana y por la noche tiene que ver con el mismo sistema de salud. “Tenemos 67 centros de salud de primer nivel funcionando en toda la ciudad, solo 4 por 24 horas. Si tengo mi hijo con tres días de fiebre y me voy al centro de salud a las ocho de la noche y está cerrado, tendré que llevarlo al de segundo o al tercer nivel”, arguyó.

Comentarios