Escucha esta nota aquí

El panorama en los mercados de la capital cruceña hoy es totalmente distinto al que se registró ayer cuando se aglomeraron cientos de personas en busca de víveres. Hoy están desiertos y sin puestos abiertos. Esto se repite en las distintas calles de la ciudad.

En los alrededores del Plan Tres Mil no se ve gente, sólo se escucha música a muy alto volumen puesta por una pareja en situación de calle que está en el camellón de la avenida El Mechero. Al fondo, silenciosamente al menos una decena de personas limpia la calle.

En la Villa Primero de Mayo tampoco hay gente en la calle. El mercado está vacío. El silencio sólo es interrumpido brevemente por dos ambulancias que llevan pacientes al hospital Hernández Vera.

Más hacia el centro de la ciudad, en el mercado Minorista Abasto tampoco hay puestos abiertos. Cerca de las 9:00 lo rodean un par de policías en motocicletas para verificar que se cumpla la cuarentena que prohíbe circulación vehicular y peatonal los sábados y domingos.

En diversas zonas de la ciudad EL DEBER constató patrullaje policial para prohibir la circulación de personas.

Comentarios