Escucha esta nota aquí

Tres garzas se abren paso sobre una maraña de plantas de tarope y botellas plásticas que cubren los bordes de la laguna Guapilo. A unos metros, varios hombres se desplazan en lanchas para iniciar la limpieza de este espacio de 50 hectáreas, a fin de que cumpla con su función de regulación de las aguas pluviales, ya que por ahora tiene más de un metro y medio de sedimento acumulado.

Los hombres son parte del equipo de la Secretaría de Obras Públicas y de Empresa Municipal de Santa Cruz (Emacruz), que unieron fuerzas para la recuperación de la laguna, actualmente convertida en basurero, y que se ubica entre el noveno y décimo anillo de la Villa Primero de Mayo.

Las tareas arrancaron ayer y se prolongarán por tres semanas. Desde ayer, las brigadas están abocadas al dragado, labor que continuará hoy y en los siguientes días hasta retirar por completo el sedimento y la basura que la hacen lucir sucia. Operan con la ayuda de dragas, rastrillos y otras herramientas.

El alcalde Jhonny Fernández llegó ayer hasta el lugar para realizar una inspección e indicó que el objetivo es limpiar el área para que en una segunda intervención se convierta en parque recreativo con cerramiento.

“Estamos haciendo la limpieza del canal y de la laguna, que será intervenida de forma profunda; hay mucho sedimento, mucha basura, hay de todo acá. Lo primero que haremos es el dragado”, indicó el burgomaestre.

Paralelamente a esta acción se realizarán labores de aseo del perímetro externo por parte de funcionarios de la Alcaldía, pero también se busca involucrar a los vecinos con la realización de una minga para este fin de semana. “Vamos a llamar a los grupos voluntarios de la zona para que apoyen en una minga de limpieza de los alrededores”, insistió Fernández.

Por su parte, el secretario de Obras Públicas, Sergio Luna, señaló que ante las lluvias que se avecinan se vio la necesidad de limpiar la laguna porque el sedimento acumulado evita que cumpla su función de regulación de las aguas que llegan desde los canales de drenaje y acaba rebalsando e inundando la zona.

“En la primera fase vamos a tratar de sacar como 100.000 metros cúbicos de sedimento”, detalló la autoridad municipal, agregando son al menos diez años que la laguna no es sometida a trabajos profundos de limpieza.

Espacio de recreación

Sobre la segunda fase de intervención, que tiene como meta convertir a Guapilo en un espacio de recreación, el alcalde dijo que arrancará en enero del próximo año y que busca un resultado similar al parque El Arenal.

Para este fin se prevé el encerrado del área y la ejecución de obras de mejoramiento, a través de un proyecto que será implementado mediante una alianza público-privada.

En noviembre de 2020, la anterior gestión municipal también encaró un plan de limpieza de la zona y prometió una vigilancia permanente, lo que finalmente no ocurrió.

El mantenimiento de esta laguna es vital porque el agua que sale de ella recorre más de un kilómetro, nutriendo el arroyo Guapilo, que da vida a la fauna y flora del Jardín Botánico. Asimismo, previene inundaciones al regular las aguas en la zona.

Comentarios