Escucha esta nota aquí

Los buses que realizan el servicio de transporte público entorpecen la circulación vehicular (de ingreso y salida del centro) en los cambios realizados en las intersecciones del segundo anillo.

EL DEBER observó que muchos micros una vez cruzan el segundo anillo estacionan para dejar o recoger pasajeros, lo que ocasiona que los motorizados que vienen enseguida frenen (en muchos casos bruscamente) y causen embotellamientos.

Por otra parte, el tránsito sobre el segundo anillo es mucho más fluido. Llegar desde la avenida Brasil hasta la avenida Paraguá demora 1"30", siempre que no le toque un semáforo en rojo.  

El ingreso de vehículos desde el segundo anillo hacia el centro de la ciudad también es fluido, salvo en algunos lugares como la avenida Monseñor Rivero, donde debido a la distancia del recorrido (alguien que viene sobre el segundo desde la avenida Beni tiene que ir hasta la avenida Ovidio Barbery) demora 2"50".