Escucha esta nota aquí

 A más de una semana de su llegada a Santa Cruz de la Sierra, luego de caminar 37 días desde Trinidad (Beni), los indígenas de tierras bajas continúan instalados en los predios de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, a la espera de que el presidente Luis Arce o el vicepresidente David Choquehuanca, atienda sus pedidos de diálogo.

Este sábado por la mañana,  miembros de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz visitaron a los líderes de la marcha indígena, para expresar su apoyo institucional y registrar el acontecimiento histórico.

Herland Vhiestrox, presidente de la organización, junto a Juan Renjifo, vicepresidente, Raúl Gantier,
expresidente; el nefrólogo Herland Vaca Díez y una comisión de destacados historiadores y personalidades se presentaron en la Uagrm para reunirse con los caciques de los pueblos originarios y su Parlamento.

"La SEGH muy pocas veces hace este tipo de intervenciones. Lo hace cuando el momento histórico es de mayor importancia y, con ello, marca una línea orientadora sobre la opinión colectiva del pueblo" declaró el historiador Nino Gandarilla.

Durante la jornada también continuó llegando ayuda para los marchistas, mientras que voluntarios también se acercan hasta el lugar para realizar actividades recreativas con los niños.

Los dirigentes indígenas saben que el Gobierno los quiere desgastar, pero ellos apelan al apoyo de la ciudadanía (con alimentos, medicinas, ropas y otros) para permanecer en el lugar hasta que las autoridades nacionales acepten analizar sus demandas incluidas en la Agenda Nacional. Ellos no solo piden respeto a sus tierras y a su cultura, sino también planes de desarrollo para sus regiones, pues aseguran que continúan postergadas.


Mujeres, niños y ancianos de diferentes pueblos originarios permanecen en el polideportivo de la Uagrm/Fotos: Ricardo Montero


Una mujer lleva un pollo con el que preparará el almuerzo del día para decenas de de marchistas/Foto: Ricardo Montero

Voluntarios llegan hasta el polideportivo para hacer jugar a los niños

Los marchistas continúan esperando que el presidente Luis Arce o el vicepresidente David Choquehuanca los reciban; sin embargo, ambas autoridades no han dado muestras de acercamiento con los líderes de estos grupos.

Comentarios