Escucha esta nota aquí

Pese a que el MAS nuevamente volvió al poder afloran las diferencias en el partido azul. La Federación Única de Campesinos de Santa Cruz analizará este sábado, en un congreso, la expulsión del exministro de Gobierno Carlos Romero y de la expresidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra. Quien aseguró que este tema será tratado en esta reunión fue Rolando Cuéllar, diputado y dirigente masista en Santa Cruz, que acusó a estas figuras de ser las responsables de las 37 muertes ocurridas en los enfrentamientos de 2019, que se produjeron después de la renuncia del expresidente, Evo Morales.

Pero, mientras esto sucede, el partido del líder cocalero mantiene firme su respaldo hacia quienes fueran figuras clave durante el gobierno de Evo Morales. Gerardo García, vicepresidente del MAS, fue consultado –vía telefónica– sobre este tema. Sostuvo que serán respetuosos de las decisiones que emanen del congreso de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos, que tendrá lugar este fin de semana en el municipio norteño de San Juan, colindante con Yapacaní; sin embargo, “políticamente” esa tienda política no hará ningún reconocimiento de la resolución del congreso con relación a la expulsión de Romero y Salvatierra.

“Porque son compañeros que han estado en las buenas y en las malas en el proceso de cambio”, aseveró García y explicó que, en el caso de Salvatierra, como senadora “ha cumplido con lo que tenía que hacer. Entonces, ella ha sido una buena líder”.

El vicepresidente del MAS dejó entrever que estos pedidos de expulsión se están haciendo “por cuestiones personales”.

“Cómplices de la derecha”
 El diputado masista Rolando Cuéllar, en su conversación telefónica con EL DEBER, fue enfático en su posición de que tanto Adriana Salvatierra como Carlos Romero son culpables de haber entregado el poder al Gobierno de transición, que durante casi un año administró las riendas del país.

Cabe recordar que el 10 de noviembre de 2019 Evo Morales renunció a la Presidencia de Bolivia y un día después se refugió en México. Lo hizo presionado por las protestas generalizadas en todo el país que desde la realización de las elecciones (el 20 de octubre de 2019) denunciaban fraude electoral. A ello se sumó el amotinamiento policial y luego, la invitación de los militares a que renuncie. 

A ese periodo hace referencia Cuéllar, quien considera que el exministro y la exsenadora son unos “traidores” y que serán expulsados del MAS. “Se va presentar un informe, con pruebas, que la señora (Adriana) Salvatierra traicionó al Movimiento Al Socialismo y entregó el poder en bandeja a la señora Jeanine Añez”, dijo Cuéllar.

El dirigente fue más allá y acusó a Salvatierra “es la responsable de los 37 muertos, porque ella debió asumir el Gobierno y, entonces no iba pasar nada de esto (que asuma un Gobierno de transición). Ella debió cambiar el Alto Mando Militar y Policial, pero no lo hizo”. “Más bien transó con la señora Añez”, dijo.

Sobre Romero afirmó que fue autor intelectual del “golpe de Estado” porque él manejaba la inteligencia, contrainteligencia y seguridad del Estado. “Él fue cómplice, se prestó al juego de la derecha, por eso pasó lo que pasó. Y por eso estos traidores van a ser expulsados hoy del partido”, dijo.

Consultado sobre qué pruebas existen contra Romero, sostuvo que los hechos de octubre y noviembre, que derivaron en la renuncia de Evo Morales, lo condenan. “Cuando el Gobierno de facto subió al poder, el único al que no persiguió el señor Murillo, más bien protegió, fue al señor Carlos Romero. Los otros ministros estaban exiliados en las embajadas, y los dirigentes presos. Ahí están los hechos”, sostuvo.

Según Cuéllar, si no hubiera sido por las denuncias de un periodista español, “Romero hubiera tenido muchos privilegios” con el Gobierno de Jeanine Áñez.

Se procuró una respuesta de Salvatierra y Romero sobre lo dicho por el diputado Cuéllar, pero hasta la publicación de esta nota no hubo respuesta.