Escucha esta nota aquí

Se quedan poco tiempo en un lugar y se van por temor a ser deportados o retenidos por las autoridades policiales de Migración o de la Policía. El drama que viven los migrantes se da a diario y la situación toma un matiz particular al hallar a un grupo de al menos 200 migrantes haitianos que llegaron hasta el municipio de Pailón. La mañana de este viernes, 16 de julio, se conoció que abandonaron el coliseo en el que los habían albergado.

El destino final de estos migrantes es principalmente Chile y Colombia, según el relato de algunos de ellos, quienes ingresan desde el territorio brasileño y son abandonados en el municipio de Pailón con el engaño de que están en territorio peruano.

Cruzando el puente de Puerto Paila hay un control policial que los 'coyotes' y quienes los ayudan a transitar de manera irregular por el país no se atreven a pasar y es por eso que los abandonan a su suerte, según el reporte de los corresponsales de EL DEBER. 

Hay quienes abandonan el municipio en truffi con destino a Santa Cruz y otros dan media vuelta y buscan retornar a la frontera con Brasil, desde donde ingresan a territorio boliviano. Esto se da después de que la Dirección de Migración los convocara para que regularicen su situación y permanencia en Bolivia.

Alertados por esta situación representantes de Derechos Humanos anunciaron que se harán presentes en Pailón para conocer los detalles de esta situación de personas que salen de su país en busca de un mejor futuro.

En los últimos días, el coliseo de Pailón se convirtió en un centro de acogida. Desde el lunes por la noche el predio deportivo fue ocupado por las personas procedentes de Haití, que ingresaron de manera irregular al país.

Ingresaron a Bolivia desde Brasil, pero sin especificar el punto fronterizo, aduciendo razones de seguridad. Llegaron en buses y algunos caminando. Michael Ilami (41), hombre que funge como vocero de los migrantes, dijo que descartaron permanecer en territorio brasileño, donde se encuentran refugiados unos 107.000 haitianos, por causa de los altos índices de contagios de Covid-19. 

Sin embargo, en Pailón no acataban las medidas de distanciamiento social, estaban sin barbijos y ninguno presentó pruebas anticovid. Fueron ayudados por vecinos que impidieron que sean trasladados a otros espacios.


Comentarios