Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, que estuvo en la capital cruceña para presentar dos casos resueltos por la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (Felcc), un asesinato y la desarticulación de una organización criminal internacional, cuestionó el accionar de los jueces y fiscales que liberan a personas con prontuarios extensos.

"Todos tiene antecedentes, estuvieron presos en Palmasola", afirmó Murillo al referirse a los miembros de la banda delictiva que asaltaba bancos y joyerías en La Paz, Santa Cruz y Tarija.

La autoridad dijo que no podía comprender la actitud de algunos administradores de justicia, que liberan a personas que tienen un amplio prontuario delictivo y citó, como ejemplo, la libertad que le fue otorgada al chileno Patricio Manuel Pérez Valdez, el 6 de agosto de este año.

Pérez Valdez volvió a caer como parte de la organización criminal desarticulada en días pasados por la Felcc, luego de que un juzgador le permitiera defenderse en libertad de los mismos hechos por los que ahora nuevamente fue enviado a la cárcel.

"¿Quiénes son los jueces, quiénes son los fiscales que liberan a estas personas?", se preguntó Murillo, que le dejó como tarea al jefe de la Felcc, Rubén Barrientos, elevarle un informe sobre los juzgadores que más libertades otorgan a este tipo de personas, para solicitar que se hagan auditorías a sus juzgados.

Finalmente, el ministro les manifestó a los jueces y fiscales que están permitiendo la salida de personas que vuelven a delinquir, que si no están en la capacidad de cumplir con la ley y la Constitución y tienen otros intereses, "dejen el cargo quien quiera hacerlo, pero no es posible que pongan en peligro la vida de bolivianos y bolivianas, solamente por intereses personales".