Escucha esta nota aquí

"Es una denuncia política", así lo afirmó el alcalde de San Ignacio de Velasco, Moisés Salces, quien acudió este lunes, de manera espontánea a la Fiscalía,  para responder a una denuncia presentada en su contra por el dirigente del MAS, Rolando Cuéllar, por los incidentes ocurridos durante un desbloqueo en Santa Rosa de la Roca.

Salces y el presidente del Comité Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, fueron denunciados por Cuéllar, por presuntos delitos de instigación pública a delinquir, lesiones, intento de homicidio y otros delitos. 

El denunciante, dirigente de juventudes del MAS en Santa Cruz, refiere que durante los bloqueos, los movilizados afines del MAS fueron golpeados por las personas que desbloqueaban.

De acuerdo a la versión planteada por Salces,  los heridos y retenidos por los bloqueadores fueron los jóvenes de la Unión Juvenil Cruceñista. Por lo tanto, califica la demanda de política e interesada.

"Vamos a presentar todas las pruebas, nosotros fuimos los facilitadores del diálogo en San Ignacio para evitar violencia con los bloqueadores", expresó Salces. Además, señaló que los bloqueadores, afines al MAS, "solo buscan dañar, mentir como siempre lo hacen".

Durante 11 días, sectores afines al MAS -respondiendo a instructivas de la Central Obrera Boliviana- bloquearon las diferentes carreteras del país, impidiendo el paso de alimentos e incluso insumos médicos, hecho que fue repudiado por la población, pues debido a la falta de oxígeno medicinal murieron al menos 40 personas que se encontraban hospitalizadas.