Escucha esta nota aquí

Ante la señal de alerta de que el largo fin de semana podrían ocurrir muchas cosas malas para las áreas protegidas (AP) municipales de San Ignacio de Velasco, las autoridades de la zona se trasladaron hasta Santa Cruz de la Sierra para dar a conocer sus denuncias a los integrantes de la Brigada Parlamentaria Cruceña.

El alcalde Moisés Salces y el presidente del Concejo, Roly Franco, están preocupados por los datos que recibieron, de la intención de asentar a 700 nuevos colonos dentro de las AP, consideradas zonas sagradas, y declaradas recientemente áreas protegidas para preservar la integridad de los bosques.

"Estamos acudiendo a esta institución y también acudiremos al Comité Cívico porque esperan Carnaval y Semana Santa para hacerlo. Así como hay el avasallamiento en Laguna Marfil. El Gobierno Municipal, tanto el Ejecutivo como el Concejo, así como las comunidades del lugar, nos hemos preocupado de crear áreas protegidas, precisamente para poner candado a nuestros bosques. El 66% del territorio de los ignacianos hoy se ha declarado como áreas protegidas municipales y nacionales", indicó Salces.

Según él, no permitirán la situación. "Ahora mismo los interculturales están haciendo reuniones en San Ignacio de Velasco, repartiéndose las tierras de los chiquitanos. Hay amenazas de avasallamientos nuevos y no les está importando la normativa de un Gobierno Municipal. Por encima de eso, el Inra y la ABT están dando autorizaciones, y si tenemos que declararnos en emergencia y en guerra los chiquitanos, lo vamos a hacer", advirtió.

Comentarios