Escucha esta nota aquí

En su primer interveción como nuevo secretario de Salud del departamento cruceño, Joaquín Monasterio, anunció que las líneas de trabajo y estrategias para incrementar el número de pacientes recuperados y bajar el índice de contagios por Covid-19 seguirán su curso.

El galeno admitió que asumir la Secretaría de Salud de la Gobernación cruceña no lo intimida, pese a sus 75 años de edad (que lo ubica en el rango de personas vulnerables al virus), pues sus posibilidades, capacidades y decisión de trabajar por el departamento cruceño no serán mermadas y menos en una coyuntura sanitaria complicada.

Monasterio dijo que su nombramiento no significa un reemplazo a la labor de Óscar Urenda, su antecesor, quien perdió la vida a causa del coronavirus. "Yo no vengo a reemplazar al doctor Urenda porque hay héroes que son irremplazables. Yo vengo a continuar el trabajo que ha realizado la Gobernación para enfrentar la situación que estamos viviendo”, manifestó el secretario de Salud.

En el segundo mes de la considerada 'ruta crítica' (julio y agosto), Monasterio indicó que enfocará sus esfuerzos en continuar con el trabajo que se ha venido realizando para frenar la propagación del virus en el departamento, lo que calificó como prioridad número uno, además de engrosar la lista de pacientes recuperados que actualmente alcanza a 22.569 casos.


Sobre el particular, Roly Aguilera, secretario General de la Gobernación informó que desde este miércoles Monasterio asume oficialmente el cargo como secretario de Salud departamental. 

“Damos la bienvenida al doctor Monasterio quien ha sido parte del equipo de la Gobernación, trabajando con el doctor Urenda los últimos 10 años. Su aporte, su experiencia y su sapiencia van a ser muy valiosos para que de manera conjunta podamos llevar adelante esta lucha para vencer al coronavirus”, expresó.