Escucha esta nota aquí

La vida de Mary Yenny Laveran Pará fue segada de una forma violenta la noche del sábado en Puerto Suárez. El mototaxista que debía transportarla a su casa, se desvió del camino para abusarla sexualmente y luego asesinarla. La autopsia forense determinó que la causa de la muerte fue por traumatismo encefalocraneano, como consecuencia de golpes contundentes.

El cuerpo había sido abandonado a unos 5 kilómetros de la carretera al Mutún, sobre la primera entrada a la comunidad San Silvestre. Justamente, el dirigente indígena de esta comundiad, Vicente Parabá, fue quien alertó a las autoridades sobre el macabro hallazgo, según señala el reporte de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Puerto Quijarro, que atendió el caso.

"Así también se observó que la occisa tenía una herida en la parte frontal izquierdo y se observó la ausencia del ojo izquierdo. Posteriormente, se procedió al levantamiento legal de cadáver, que fue trasladada a la morgue del hospital San Juan de Dios de la localidad de Puerto Suárez", se lee en el documento.

El fiscal Alejandro Justiniano, que investiga el caso, señaló que la autopsia determinó que la ausencia del ojo izquierdo fue debido al ataque de aves carroñeras por el tiempo de exposición del cuerpo.

Confesión del crimen

El fiscal Justiniano también informó que el autor del feminicidio terminó confesando el crimen. Rubén Chamo Soleto, de 29 años de edad, fue llevado a la estación policial de Puerto Quijarro por los familiares de la víctima.

En el cuerpo de Chamo se observó signos de violencia, debido a que presuntamente la joven opuso resistencia al ataque. 

El hombre confesó haber perpetrado el abuso y el crimen bajo influencias de bebidas alcohólicas y firmó un acuerdo con la Fiscalía para someterse a un proceso abreviado, lo que significa que debe permanecer 30 años en prisión.

A su vez, este lunes fue trasladado a Roboré donde mañana (martes) será llevado ante un juez cautelar, quien deberá resolver su situación jurídica.

Comentarios