Escucha esta nota aquí

Pablino Parapaino Castro y Petrona Churé, ambos mayores de 60 años, fallecieron en las últimas horas con síntomas de coronavirus. En caso de que los resultados de las pruebas confirmen las sospechas, serían las dos primeras víctimas de la enfermedad en San Antonio de Lomerío, municipio indígena, situado en la provincia Ñuflo de Chávez, a 400 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra.

El presidente de la Central de Comunidades Originarias de Lomerío (Cicol), Elmar Masai, indicó que, hace dos días, se han enviado las pruebas a Cenetrop, en la capital cruceña, de más de una veintena de habitantes del municipio, que cuenta con, aproximadamente, 6.500 habitantes. Esperan por los resultados.

Parapaino era fundador de la Escuela de Formación de Maestros de Concepción y la Universidad Indígena de Camiri.

Masai llama a las autoridades departamentales a que envíen médicos, enfermeras e insumos al lugar, debido a que el hospital municipal, el único de esta población chiquitana, se encuentra cerrado por falta de personal.

“Gran parte de los trabajadores han sido contagiados con coronavirus y actualmente se encuentran aislados, al igual que la mayoría de los vecinos, que han decidido encerrarse para evitar más contagios”, comentó el dirigente que se encuentra en su domicilio manteniendo la cuarentena.

La Cidob reporta 20 fallecidos

De acuerdo con un comunicado emitido por la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), hasta el momento suman 57 casos positivos, 20 muertos y 165 casos sospechosos en las poblaciones de tierras bajas.

“En su mayoría son hermanos indígenas que están en zonas urbanas que recurren a los centros de salud, y sin ni siquiera tomar la temperatura, a simple vista los retornan a sus casas argumentando que los llamarán para ir a tomar las muestras correspondientes”, se menciona en el comunicado.

El Observatorio de Derechos de los Pueblos Indígenas de Bolivia (ODPIB), dependiente del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis), informa que, hasta el momento, se confirmó otros 17 contagios en la localidad de Macharetí (Chuquisaca).

Desde la Cidob se informó que son al momento 46 territorios indígenas de tierras bajas que están con una alta vulnerabilidad de contraer en su totalidad el Covid-19 por estar dentro de los municipios que cuentan con más de mil casos confirmados y “hasta la fecha el Gobierno brilla por su ausencia para activar mecanismos de prevención en el ámbito de salud, además de precautelar la soberanía alimentaria originaria a través del control del contrabando de madera destrozando nuestros frutos silvestres, fuente de alimento y sostenibilidad”.

Por otra parte, se informó que, a casi 40 familias sirionó, que estaban de visita en la Casa del Pueblo de la Cidob en la sede de la Villa Primero de Mayo, los atrapó la cuarentena. De ellas, al menos, 11 familias permanecen en el lugar con síntomas de Covid-19.

En la sede de la Cidob actualmente viven 40 personas. La situación es similar en la Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz (Cpesc), que tiene una decena de afectados. Hasta el momento han estado curándose con hierbas medicinales y paracetamol, según dijo Gregorio Queti, presidente de la Cidob.