Escucha esta nota aquí

Agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) aprehendieron con fines investigativos a una mujer en estado de gestación, que fue filmada flagelando a su hijo de 5 años con una manguera. El hecho ocurrió en la zona de la Pampa de la Isla.

El video, que comenzó a circular por las redes sociales, muestra una escena en la que la mujer sostiene con una mano al niño desnudo y en la otra una manguera, con la que golpea al pequeño pese a los gritos desesperados del indefenso y la recriminación de la gente que filmó el hecho.

Luego de hacer un análisis de la grabación, los policías de la Felcv realizaron un rastrillaje en la zona donde se grabó el ataque al menor. Después de preguntar a los vecinos dieron con la casa donde encontraron a la mujer y confirmaron que ella estaba en estado de gestación.

A la entrevista policial realizada por los agentes, la mujer de 25 años admitió haber cometido el hecho, pero lo justificó indicando que atacó con la manguera a su hijo por el desespero que tiene al no conseguir dinero para alimentarlo y tampoco recibir ningún tipo de apoyo del padre del menor para darle las atenciones que necesita.

En principio el niño no fue encontrado por los policías, pero luego de hacer una corta búsqueda en el domicilio lo hallaron debajo de una cama, lugar en el que la mamá agresora había escondido al infante para evitar que los agentes lo encontraran.

Los agentes de la Felcv verificaron que el menor presenta lesiones con equimosis, producto de la flagelación. Presenta golpes a la altura la región pélvica, lumbar, pies y en la parte lateral a la altura de las costillas.   

La denunciada y el niño fueron derivados a la Felcv y a la Fiscalía, mientras que personal de la Defensoría de la Niñez brindó la protección a la víctima, a la que llevaron hasta un centro médico para que reciba las atenciones necesarias para sus lesiones. 

La agresora está aprehendida, pero las autoridades de la Fiscalía analizan su situación, ya que por su embarazo ella tiene que recibir apoyo médico y sicológico, al margen del proceso que se le seguirá por las agresiones en contra del pequeño.