Escucha esta nota aquí


Éricka Salvatierra murió la madrugada del martes en la clínica Niño Jesús. Primero le diagnosticaron Covid-19 y la aislaron, pero el protocolo fue cambiado cuando el resultado de su prueba clínica salió negativo. Entonces, pasó a una pieza normal y, cuando su situación se complicó, la trasladaron a terapia intensiva, pero no la que está destinada a los pacientes con coronavirus, sino la que tiene a todo tipo de enfermos. Su esposo atribuye esta situación a que el primer análisis salió negativo y el segundo nunca llegó.

Las palabras de Mauricio Requena, ahora viudo y padre de dos niños, fueron vertidas a un programa del sistema Fides de información, en el que él cuestionó no solo demora en la entrega de resultados, sino también maltrato de parte de una funcionaria con la que conversó para pedir que salgan los resultados del primer análisis al que se sometió su esposa.

Según su relato, ella llegó el 28 de abril al Seguro Universitario de Salud con fiebre y con dolor en el cuerpo. Le hicieron análisis para descartar dengue u otras infecciones, que salieron negativos. 

No obstante, al día siguiente fue a consultar a una clínica privada porque persistía la temperatura alta. En este centro privado, le hicieron radiografías y fue considerada paciente con coronavirus, por lo que ordenaron su internación en una sala de aislamiento del mismo centro.

Tras esa primera reacción, le hicieron la prueba, pero los resultados no salieron en 48 horas. Requena afirma que reclamó al Cenetrop donde le explicaron que no estaban listos y que los harían llegar al Sedes. 

Desesperado, dice que llamó a la línea 108 y que se encontró con una funcionaria que lo trato mal y que incluso lo amenazó con denunciarlo “si seguía hostigándola”. 

Finalmente, en la noche le comunicaron que la prueba había salido negativa, lo que dio lugar a que saquen de aislamiento a su esposa y la atiendan como paciente sin coronavirus en la clínica privada donde estaba siendo atendida.

Requena sigue el relato y señala que dos días después, le dijeron que su esposa debía ser ingresada a terapia intensiva porque se había deteriorado la calidad de su respiración. 

El esposo de la joven, explica que ella fue ingresada a cuidados intensivos sin aislamiento y que ahí tuvo contacto con médicos y enfermeras, además de sus familiares que estuvieron visitándola.

Como el cuadro estaba complicado -continúa Requena- los médicos le sugirieron que se someta a una nueva prueba de Covid-19, pero los resultados no llegaron hasta que ella falleció.

El esposo dice que desde entonces nadie del Sedes ha tomado contacto con su familia, aunque sí lo ha hecho el personal del Seguro Universitario. Pidió que se diga la verdad sobre la realización de pruebas Covid-19.

EL DEBER se contactó, este miércoles por la noche, con la directora del Cenetrop, María Isabel Méndez, quien explicó que se cumplieron con los plazos en la entrega de los resultados de laboratorio, de acuerdo al conducto regular, al Ministerio de Salud, de ahí a los sedes departamentales y posteriormente a los hospitales y clínicas donde se solicitó la prueba de laboratorio. 

"Los resultados se entregan al Ministerio de Salud, luego a los sedes y de ahí a los centros donde se solicitan las pruebas. No es nuestra tuición (informar a los pacientes), nosotros solo procesamos las muestras", aclaró. 

La especialista aseguró que no hubo retraso en la entrega de resultados y que se hizo dos pruebas a la misma paciente. "Tuvimos dos muestras enviadas para la misma paciente. En la primera prueba salió negativa, los resultados se entregaron el 2 de mayo,  posteriormente se hizo una segunda prueba, porque el médico veía que el caso podía ser coronavirus. La prueba la pide el 4 de mayo y se entrega resultados el 5", aclaró.

Consultado si en ambas pruebas se cumplió con los plazos, admite que en la primera, que se solicitó el 29 de abril, hubo una demora, pero se compensó trabajando durante el 1 de mayo, feriado por el Día del Trabajo. "En el primero no, porque faltaba un reactivo, en ese hubo demora, pero compensamos trabajando el 1 de mayo. Tuvimos un turno extraordinario, de 7:00 a 23:00, para acelerar porque tenemos solicitudes de Tarija, Pando y Beni", indicó.

Sobre el resultado negativo en la primera prueba, explica que puede ser por varios factores, tales como la forma de toma de muestra, la cantidad de virus empleados en la prueba (ARN viral). "Si no hay suficiente ARN no se va a reportar cuando se haga la prueba y a medida que pasan los días va creciendo esa cantidad de virus, porque el virus se replica en cada célula", dijo.

Sobre el caso, el martes por la noche, el secretario de Salud de la Gobernación cruceña, Óscar Urenda, manifestó: “El tema de una señora fallecida en la clínica Niño Jesús, que hoy día dio positivo, es un tema que no es competencia del Sedes, algún error o demora en los resultados de ella. Hoy la reportamos como fallecida, era una señora que tenía Covid-19”.