Escucha esta nota aquí

Por: Jessica Vega Muñoz

La mujer que, en primera instancia, era buscada por un secuestro y apareció luego de nueve días después de viralizarse su video donde, presuntamente, estaba secuestrada, este lunes fue sentada en el banquillo de los acusados junto a su madre, ambas imputadas por los delitos de privación de libertad, secuestro y asesinato.

El fiscal asignado al caso, Iván Quintanilla, indicó que en este caso Rocío Montaño no es la víctima, sino más bien es la acusada y está siendo investigada por la desaparición de su expareja, de quien no se sabe de su paradero desde el pasado 11 de junio de 2019; demanda que fue puesta por Silvia Cruz, madre del desaparecido Miguel Ángel Mancilla.

“Son casos diferentes y hechos diferentes. Ellas (por la madre y la hija) están como víctimas en otro caso de secuestro, pero eso se investiga en San Matías, aquí se investiga la desaparición de otra persona que era la pareja de Rocío”, explicó Quintanilla.

Sin embargo, pese a las pruebas colectadas y presentadas por el Ministerio Público en la audiencia cautelar en el Juzgado Octavo de Instrucción en lo Penal, la jueza Anahí Áñez resolvió dar a ambas mujeres detención domiciliaria y una fianza de Bs 5.000.

Quintanilla indicó que la Fiscalía solicitó la detención preventiva para ambas acusadas. Se adjuntaron al cuadernillo de investigaciones el flujo de llamadas que tuvo Miguel, con su expareja y su suegra, el último día que se supo de su existencia, como también se rastreó su ubicación dando su último paradero en Ascensión de la Frontera. Además de una polera que pertenecía al desaparecido, prenda que tenía manchas de sangre.


Varios familiares de desaparecidos protestaron exigiendo justicia


“Presentamos los elementos suficientes para sostener la probabilidad de autoría, peligro de fuga y obstaculización en las investigaciones”, dijo el fiscal.

Sin embargo, las acusadas alegaban su inocencia ante la jueza, asegurando no tener ninguna participación en el secuestro o desaparición de Miguel Ángel.

Familia

Silvia, la mamá del hombre desaparecido, indicó que hace dos años lleva buscando a su hijo, viajó sola hasta la frontera y recorrió varios municipios en busca de noticias, pero en ningún lado lo encontró. Fue entonces cuando supo que Rocío, la expareja de su hijo, volvió a aparecer del supuesto secuestro y reactivó su demanda en busca de que le confiesen si su hijo está aún con vida.

“Seguramente la jueza les dio detención domiciliaria porque ella (por Rocío) es madre de otros niños menores de edad y la mamá (por Rosario Céspedes) tiene solo un riñón. Ahora yo me quedo ahí porque no tengo dinero para estar contratando más abogados y temo por mi vida y la seguridad de mi familia, no quiero que nada más nos pase. Si me pasa algo, ellas son las únicas responsables”, manifestó luego de la audiencia.

La mujer dijo sentirse decepcionada de la justicia, pero no apelara a la decisión. “Si mi hijo está vivo, lo seguiré esperando, pero si ya partió con el Señor, solo esperaré la justicia divina, porque la justicia del hombre sé que no la voy a tener”, manifestó.

Comentarios