Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en el acto de entrega de body cams en la Unidad de Transito de Santa Cruz, calificó a la justicia de "una vergüenza y servil" por la anulación de un plumazo de la orden de aprehensión contra el expresidente Evo Morales, denunciado por varios delitos penales.

Murillo expresó que la justicia se puso de rodillas a un partido político sin ninguna investigación de tantas denuncias contra Morales. Pidió a Luis Arce y David Choquehuanca que busquen un cambio total de la justicia y del Ministerio Publico, porque los actuales jueces no merecen estár en sus cargos.

Asimismo, criticó que algunos masistas, por hacerse los duros, de entrada amenazan con juicios y procesos a la presidenta Jeanine Áñez, a ministros, policías, militares, creyendo que van a conseguir mejores pegas.

Murillo dijo que Arce y Choquehuanca deben tomar una línea de Gobierno de respeto, de reconciliación y no de persecución. También dijo que, al final, deben dar certidumbre si es que realmente gobernarán ellos o Evo Morales, que huyó de Bolivia luego del fraude electoral del año pasado.

Consultado sobre el pedido de algunas personas para que los militares y policías no entreguen el poder, dijo que se debe tener cuidado para preservar la democracia. "No debemos de darle motivo para que hablen de golpe de estado porque dirán que el año pasado no hubo fraude". 

Murillo pidió al nuevo gobierno respeto a los policías, militares y al pueblo, y exhortó a Carlos Mesa y a Camacho a salir a la palestra y dar certidumbre a la gente. "Ellos deben dar explicaciones al pueblo", concluyó.