Escucha esta nota aquí

En menos de 72 horas, dos brasileños, considerados capos del narcotráfico y con frondosos antecedentes en su país, fueron asesinados en el departamento cruceño. La Policía y Fiscalía investigan si ambos crímenes tienen relación e intercambian información con autoridades de Brasil.

En ambos asesinatos, los sicarios tuvieron el mismo “modus operandi”. Siguieron a sus víctimas y les dispararon a quema ropa hasta asegurarse de que les quitaron la vida. Los fallecidos son; Everton Cándido Gomes da Silva (34) y Marciel Ribeiro de Oliveira (35), el primero recibió 17 disparos y segundo 11.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), junto a la Fiscalía Departamental, ha solicitado información sobre los antecedentes de los extranjeros victimados a las autoridades de Brasil y ahora investigan si sus asesinatos tienen relación. De manera preliminar, en ambos casos se cree que se trató de ajustes de cuentas.

Pese a los rastrillajes, los efectivos policiales no lograron aprehender a los responsables de cometer los violentos crímenes en Santa Cruz. Sin embargo, ya declararon algunos testigos que aportaron con datos suficientes sobre las características de los sicarios y sobre las actividades que realizaban las víctimas en el departamento.

Tenía 17 procesos penales

Everton Cándido Gomes da Silva, alias 'Pupunha', fue acribillado el miércoles (17:15) en San Matías. Estaba manejando un vehículo robado marca Hyundai con placa brasileña cuando dos sicarios en una motocicleta se acercaron y le dispararon varias veces.

El hombre, luego recibir 17 impactos de bala, se desestabilizó en el volante y chocó. Descendió de su vehículo para pedir ayuda y se desplomó en la acera. Su pareja, que lo acompañaba, afortunadamente no resultó herida.Evertón Cándido Gómez fue asesinado el miércoles en San Matías.

Según los medios brasileños, el extranjero fue uno de los 30 capturados durante la Operación Volver que la Policía Federal brasileña ejecutó en 2009. En el momento de la intervención, Everton era jefe de un grupo de narcotraficantes.

Los aprehendidos en ese entonces participaban activamente en el robo y recepción de vehículos robados para luego canjearlos por droga y adquisición de armas.

En esta operación, en la que cayó Everton Gomes, se incautó pasta base de cocaína, se secuestró camiones y automóviles robados, operaciones que se realizaron en las regiones brasileñas de Cáceres, Cuiabá, Várzea Grande, Rondonópolis, Mirassol D'Oeste, Nova Olímpia, Tangará da Serra y Campo Novo dos Parecis, en Mato Grosso; Vitória, en Espírito Santo; Emperatriz, en Maranhão; y Goiânia y Rio Verde, en el estado de Goiás.

La página web Jusbrasil, indica que Everton tenía 17 procesos en el Tribunal Regional Federal de la 1ª Región (TRF), cuatro de ellos en la Corte Superior de Justicia (STJ).

El mayor narcotraficante de Goiás

Marciel Ribeiro de Oliveira, de 35 años, fue asesinado el viernes (23:08) con 11 disparos en las afueras de un local de la avenida Los Cusis de la capital cruceña, entre Beni y Alemania. El brasileño estaba conversando con cinco personas, cuando un sicario se le acercó y lo acribilló.

Al hombre se le halló entre sus pertenencias una cédula de extranjero emitida por el Segip con el nombre (falso) de Eduardo Maciel Guimaraes Riberio, que tenía validez hasta el 3 de marzo de 2025.Marciel Ribeiro de Oliveira fue acribillado en la avenida Los Cusis.

Según medios brasileños, Marciel era más conocido como el “narco de la ostentación”. Este denominativo se lo ganó debido a que gastaba su dinero obtenido del tráfico de drogas en artículos lujosos, como joyas, relojes, aparatos electrónicos, autos y otros.

De hecho, cuando cayó detenido por primera vez en 2016, en Brasil, se le incautó una lancha valuada en un millón de dólares y un automóvil que costaba $us 500.000. En ese año, Marciel fue aprehendido junto a su hermano Marcelo Ribeiro de Oliveira durante la operación policial llamada Erga Ommes de Genarc, en un condominio de lujo en Goiania. Ambos eran considerados en su país como los mayores narcotraficantes del estado de Goiás.

En ese operativo, la Policía de Brasil destruyó un laboratorio de cristalización de droga y logró detener a 11 personas. Además, se secuestraron más de 33 kilos de cocaína y 180 kilos de insumos.

En 2017, Marciel logró fugarse de la cárcel pública de Anápolis durante el horario de visitas, burlando a los custodios de la cárcel. Su hermano Marcelo salió libre tiempo después del penal y fue abatido en 2019 durante un enfrentamiento con la Policía.

Comentarios