Escucha esta nota aquí

Yogurt y queso fueron los alimentos coincidentes que fueron repartidos y consumidos ayer (martes) en las dos guarderías, administradas por la Gobernación, en las que 55 niños resultaron con un brote de intoxicación alimentaria.

Los menores tuvieron que ser evacuados, en primera instancia, hasta el Centro de Salud 10 de Octubre donde se les aplicó sueros de rehidratación y otros medicamentos teniendo en cuenta que los síntomas incluían vómitos, diarrea y fiebre.

Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), informó que se han hecho los exámenes correspondientes para determinar la bacteria o virus que afectó a los pequeños que forman parte de las guarderías Primavera y Virgen de Guadalupe, situadas en la zona de Los Chacos.

Aclaró que se debe considerar que en esta época del año es muy frecuente de que alimentos como los lácteos (queso, yogurt y leche) puedan ser dañados por fallas en la "cadena de frío" o refrigeración y terminan siendo afectados por el calor, lo que hace de que sufran algún grado de descomposición.

Dentro de la investigación que se inició se prevé la toma de muestras en los lugares en donde los proveedores entregaron los productos antes mencionados y que habrían causado un daño en el organismo de los menores. No se descartan posibles sanciones.

Dados de alta

De los 28 niños que estaban hospitalizados anoche, 17 de ellos fueron dados de alta este miércoles; el resto se quedó "no porque haya complicación mayor en su salud, sino porque se espera por los resultados de los laboratorios a los que fueron sometidos", informó Ríos.

La autoridad sanitaria indicó también que han tenido contacto permanente con el total de padres de los menores que fueron afectados y que no se ha reportado cuadros graves por lo que todos están estables.