Escucha esta nota aquí

"La sorpresa más grande de su vida", fue lo que vivió Abigail Miranda, una mujer de 30 años, después de encontrar a un pequeño de apenas tres semanas de nacido, abandonado dentro de una caja de cartón fuera de su casa, cerca de un árbol. 

"Me llamó la atención la caja de cartón porque era grandecita. Me dio curiosidad, incluso pensé que era basura. Cuando la destapé vi que era un bebé y no sabía si estaba vivo o muerto, pero respiró y como sentimiento de madre me dio mucha pena y empecé a llorar", indicó Miranda al recordar que el sábado, aproximadamente a las 14:00, pudo salvar al bebé del abandono.

Miranda jamás en su vida pensó atravesar una situación así, mucho menos en su barrio, donde vive hace más de tres años. Ella, que es contadora de profesión y actualmente administra una empresa, también está pendiente de su primogénito de cuatro años, pequeño que cuando se va a trabajar queda al cuidado de su abuela, con quien vive en el barrio La Solución, de La Guardia, zona donde nunca se escuchó del hallazgo de algún bebé abandonado. 

"Pensé que esto solo pasaba en las telenovelas, pero Dios sabe por qué llegó a mi casa, a mi puerta y por qué lo encontré yo. Gracias a Dios pudimos salvar al bebé y ahora está bien en el hogar donde le tocó estar", señaló la mujer.

Abigail cuenta que el sábado a las 14:00 llegó a su casa luego de trabajar, se puso ropa cómoda para ir a la venta a comprar soda y fue en ese momento cuando le llamó la atención la caja de cartón.

"Me acerqué y la destapé. Ahí me percaté que había un bebé. Estaba con su pañal, champú, pañuelo húmedo, su mamadera y su tarrito de leche. Miré a todos lados para ver si la mamá estaba espiando, pero no había nadie", indicó.

Cuando vio que el bebé respiraba observó que al pequeño le rondaban unas hormigas y al sacarlas encontró, al lado del brazo, una carta de la mamá, donde se suplicaba a la persona que encuentre a su hijo que lo cuide porque ella no tenía las condiciones.

"No había nadie en la calle cuando encontré al bebé, me preocupaba y pensé que la mamá espiaba, lo que hice para que haya testigos fue alarmar a los vecinos. Justo una de ellas salió a dejar su basura, le avisé y alertamos a los demás", indicó.

El bebé estaba en un lugar visible. Luego de leer la carta, decidieron ingresar a la casa de la hermana de Abigail, que es su vecina, quien al ver al niño decidió amamantarlo."Lo metimos a la casa para bañarlo y como mi hermana da de lactar a su hijo, aprovechó para darle leche al bebé porque empezó a despertarse y abrir sus ojitos", contó Abigail.

Consuelo Miranda, quien tiene 33 años y cuatro hijos, se sensibilizó al ver al bebé despertar y no dudó en alimentar al bebé que su hermana encontró abandonado. 

Cuando bañaron al niño de tres semanas de nacido, observaron que tenía una mancha en uno de sus pies, 'sello' que aparece después de que los médicos realizan la llamada prueba del talón, a los días de nacido.

"En su ropita tenía hasta sangrecita en la parte del ombligo, lo cambiamos y llamamos a la Defensoría de la Niñez de La Guardia, vinieron a la casa y también llegó la Policía", dijo Miranda.

En tanto, Abigail indica que no se puede juzgar a la mamá que abandonó a su hijo en esa caja de cartón. "Habría que escuchar su versión, por ahí es una madre menor de edad, no se sabe, habría que escucharla y animarla a que tenga a su bebé de vuelta", dijo.

Mientras tanto, la Policía continúa investigando y la familia Miranda se compromete a hacer seguimiento al bebé. "Como cualquier persona, yo me encariñé al ver al bebé y por el solo hecho de llegar a nuestras puertas. Vamos a hacerle un seguimiento", expresó.  

Comentarios