Escucha esta nota aquí

El último incremento de la tarifa del transporte público en la capital cruceña se aprobó el 19 de abril de 2013 (de Bs 1,80 a Bs 2), en medio de movilizaciones de las juntas vecinales y de universitarios. La ordenanza disponía una serie de mejoras sustanciales del servicio de micros y de la señalética y paradas en la ciudad (ver cuadro), de lo cual poco se hizo. Ahora, tanto el municipio como los ‘micreros’ se apuntan por incumplir las disposiciones, ante un nuevo intento del sector transporte de subir el precio del pasaje. 

Al azar, EL DEBER abordó un bus de la línea 56 (interno 25) en la calle La Paz a las 11:30 de ayer, hasta su parada final, entre 7.° y 8.° anillo de la avenida Beni. En la ruta ya no existen las balizas que puso la Alcaldía para separar los carriles de transporte público y tampoco hay ninguna parada establecida.  

El micro estaba casi vacío e iba despacio (su velocímetro no funcionaba) y paró 16 veces para alzar o dejar pasajeros, de las cuales, 10 veces se apegó a la acera (solo una vez usó luces de parqueo), mientras que en las otras seis paró en media calle o en las bocacalles. 

En conflicto por tarifa 
Mientras los dueños de micros aducen que el costo de vida ha subido y la tarifa se mantiene hace cuatro años, la comuna embandera que se debe esperar la conclusión del Plan de Movilidad Urbana, que incluirá cambios en el transporte público. 

Aldo Terrazas, del Sindicato de Micros Santa Cruz, señala que realizaron una consultoría que establece que la tarifa debe subir en un porcentaje que darán a conocer al Concejo. Dijo que se han hecho inversiones y se ha renovado el 30% de sus unidades, aunque reconoce falencias del servicio y reclama condiciones viales a la comuna. 

Por su parte, la concejala Loreto Moreno afirmó que el Plan de Movilidad Urbana contemplará la
señalética, paradas y carriles exclusivos para el servicio público y dijo que no hubo cambios en las unidades de micros, solo un “maquillaje” en las líneas del 1.er y 2.° anillo, pero no así en las que van a los barrios

Mientras tanto, en el viaje de media hora que hizo EL DEBER, el chofer se paró dos veces sobre ‘cebras’ y en el tercer anillo contestó el celular mientras manejaba (al sentirse observado, dijo: “Llamame después”, y colgó). Además, esta línea cruza un puente y avanza unos metros sobre el 7.° anillo en contrarruta para ingresar por una calle. 

Comentarios