Escucha esta nota aquí

Un sector del transporte departamental anunció que no acatará el paro cívico escalonado que se llevará adelante este 5 (paro provincial) y 6 de noviembre (medida a nivel departamental) en Santa Cruz. Los dirigentes alegan que la medida convocada por el Comité pro Santa Cruz no fue consensuada con el sector.

Birmarck Daza, dirigente del transporte federado y secretario general de la Federación de  Transportistas 16 de Noviembre, señaló a EL DEBER que no están de acuerdo con la medida porque también les significa un daño mayor a su ya malograda economía y piden garantías a las autoridades para prestar el servicio.

La convocatoria del Comité pro Santa Cruz se aplicará de manera escalonada, es decir, el jueves, el paro solo aplica para los municipios del bloque Chiquitano y el Norte Integrado cruceño, mientras que el viernes, abarcará a todos los municipios del departamento, incluyendo la ciudad capital.

Actualmente, el transporte federado aglutina a sindicatos y asociaciones de cinco bloques, lo que representa cerca de 14.000 transportistas a escala departamental y, de acuerdo con Daza, el Comité no hizo ninguna consulta a su sector para definir el paro.

Mario Guerrero, dirigente del transporte urbano (micros), manifestó que está en análisis dar respaldo o no a la medida de los cívicos, ya que también se han visto afectados económicamente por el parón que se dio por la emergencia sanitaria del Covid-19 y cuando no pudieron trabajar.

"Mañana (jueves) habrá una reunión ampliada, el sector está herido y hay deudas y compromisos con la banca a los que se tiene que responder. Nos hubiera gustado que se haya analizado la situación con el trabajador independiente, que no tiene sueldo fijo y que trabaja para el pan del día", señaló Guerrero.

Si bien no está definido si acatan o no el paro, para los conductores de micros la medida del ente cívico es un castigo al sector, ya que muchos transportistas están en quiebra al no poder trabajar y ver limitadas sus labores (trabajan a media fuerza porque hay restricciones por la emergencia sanitaria del coronavirus y hay actividades que no se llevan adelante con normalidad, como la de los centros educativos, por lo que no hay pasajeros).

Juan Yujra, dirigente del transporte pesado, también anunció que someterán a análisis la convocatoria del paro cívico y resaltó que debe haber consenso entre los transportistas.

Quienes sí anunciaron que acatarán la medida son los gremialistas. Los 85 mercados que hay en la capital cruceña no atenderán el día viernes (segunda jornada de paro), de acuerdo a lo expuesto por los dirigentes. No obstante, dejaron en claro que no están de acuerdo con paros indefinidos.