Escucha esta nota aquí

Ocho policías fueron detenidos y han sido enviados a un proceso penal, por haber sido sorprendidos robando siete de los 312 kilos de cocaína secuestrados durante un operativo realizado en la provincia Iténez de Beni a principios de la semana pasada.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, hizo conocer lo ocurrido ayer en medio de una conferencia de prensa relacionada con las acciones de prevención y control por el coronavirus, donde dijo lamentar que aún existan algunos malos policías que siguen haciendo quedar mal a su institución. “Hay aún algunos ‘lunares negros’ en la Policía”, aseveró Murillo.

El ministro explicó que los agentes se robaron los paquetes de cocaína cuando estaba siendo trasladada para su incineración, el martes 17 de marzo.

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), Juan Frías, explicó que él fue quien se percató de que algo irregular estaba ocurriendo al momento de la quema de la droga, por lo que pidió revisar los paquetes y se dieron cuenta que de los 303 incautados solo habían 296, faltando siete.

Frías reveló que, luego de las pesquisas, se conoció que la droga fue lanzada al monte cuando se dirigían al punto de incineración y que hasta el momento solo se han logrado encontrar cinco de los siete paquetes sustraídos del cargamento original.

Murillo precisó que hoy los ocho agentes serán llevados a una audiencia cautelar. La Felcn continúa con las pesquisas a otros policías y a algunos civiles.



Comentarios