Escucha esta nota aquí

El 23 de junio el Comité pro Santa Cruz informó que tras las gestiones de la comitiva cívica en Estados Unidos se logró que InnovativeHealth Latam pueda ofertar a Bolivia un cupo para la compra de 500.000 dosis anticovid. Sin embargo, hasta la fecha esta oferta no fue tenida en cuenta por el Gobierno nacional, debido a que desde el Viceministerio de Comercio Exterior denunciaron que la empresa distribuidora es “fantasma”.

La propuesta del cupo conseguido es para la vacuna de laboratorios Janssen, de Johnson & Johnson, con una orden mínima de 500 mil dosis, a un costo de $us 16 cada una; mientras que, para la AstraZeneca, con una orden mínima de 300.000, a $us 15 por dosis. Esta oferta fue realizada por un plazo de siete días, y este miércoles se cumple el plazo.

“Ahora la pelota está puesta en la cancha de los políticos, de los diferentes niveles de gobiernos, quienes deben hacer su trabajo y traer vacunas para el pueblo boliviano (…) La oferta tiene una validez de siete días desde la fecha de envío, si tenemos voluntad política para hacer las cosas, es cuestión de hacer una llamada y comprar”, dijo Fernando Larach, presidente en ejercicio del Comité, la semana pasada, cuando informó sobre la propuesta de la importación de vacunas.

Esta mañana, el presidente del Comité, Rómulo Calvo, brindó una conferencia de prensa para informar sobre las gestiones que realizó en el país norteamericano y lamentó que las autoridades nacionales y subnacionales no hayan unido esfuerzos para realizar la compra.

“Como toda intención de negocios tiene un tiempo de caducidad y si el Gobierno central continúa en su arremetida, Bolivia puede perder este cupo de vacunas que salvaría la vida de miles de bolivianos”, comentó la autoridad cívica.

El 24 de julio el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, dijo que se revisaron los registros comerciales de Estados Unidos y no encontraron a InnovativeHealth Latam, por lo que señaló que esta empresa es “fantasma” y no tiene la autorización para realizar la venta de las vacunas AstraZeneca y la Johnson & Johnson.

“El mundo sabe que la vacuna AstraZeneca cuesta 4,5 dólares. El precio que están poniendo ahí es de tres veces superior a lo que se paga. Ahí hay una intención de lucrar con una intermediación. Lo mismo con la Johnson & Johnson, esa vacuna cuesta 8 dólares y eso es público]; ellos quieren cobrar el doble (16)", dijo Blanco al referirse al costo de las dosis.

Sobre estas declaraciones, Rómulo Calvo, dijo que el Comité Cívico no está haciendo “negocios” con esta oferta, porque no maneja recursos públicos para disponer de la compra de dosis y reiteró que la propuesta de InnovativeHealth Latam fue transparente y adaptada la realidad boliviana.

“El Gobierno central en vez de hacer esfuerzos para comprar dosis sacó toda su artillería a la opinión pública para intentar desprestigiarnos y mentir al pueblo (…) han salido a mentir diciendo que nosotros estamos haciendo negocios; dejen de mentir y busquen solución a las necesidades del pueblo, porque las personas se están muriendo cada día”, dijo Calvo.



Comentarios