Escucha esta nota aquí

Lo que comenzó con un hecho trágico tuvo un final feliz. Tuki Tuki, un tucán que fue rescatado en el municipio de Puerto Quijarro fue operado con éxito, después que un grupo de personas destrozara su pico a pedradas.

El ave fue hallada este fin de semana en la localidad fronteriza con Brasil; dentro de un predio particular, por un grupo de voluntarios denominado Guardianes del Pantanal. El animal fue encontrado en pésimas condiciones, y con evidentes signos de violencia en su pequeño cuerpo.

El maltrato que sufrió fue denunciado a las autoridades de la zona, que prometieron procesar a los responsables. Luego de ser recuperada, el ave fue derivada hasta la localidad de Roboré, donde finalmente fue operada.

En esa localidad, el veterinario Jerjes Suárez, reimplantó su pico a través de un proceso llamado osteosíntesis, que se realiza con un alambre especial, lo que le permitirá tener una vida normal una vez que se restablezca.

“Gracias a Dios, se logró hacer bien el implante de Tuki Tuki. Se está recuperando muy bien. Es un animal silvestre y va a poder alimentarse y tomar agua”, explicó Suárez.

El especialista sostuvo que debido a las quemas en el ¨Pantanal brasileño, y en la zona de la Chiquitania, muchos animales silvestres migran a los pueblos en busca de alimento. Son las víctimas silenciosas de este problema, ocasionado por la mano del hombre.

No los dañemos ni cortemos su vida”, pidió.

Luego de su operación, el ave será trasladada a un refugio en Puerto Quijarro, para que luego pueda volar a su hogar: el Pantanal.