Escucha esta nota aquí

Preocupación. Con esa palabra se resume el sentir del secretario de Salud de la Gobernación de  Santa Cruz, Óscar Urenda, ante el avance del coronavirus en el departamento cruceño. A la fecha se tienen 5.366 contagios y la curva de casos no deja de crecer,  incluso las proyecciones indican que en los próximos diez días se puedan alcanzar a 10.000 casos positivos.

Con este panorama, el Centro de Emergencias de Operaciones Departamental (COED) prepara una reunión para las próximas horas donde se definirán las nuevas acciones a tomar frente a la pandemia. El confinamiento es hasta el 31 de mayo y ya desde el lunes 1 de junio se anticipa una nueva estrategia sanitaria.

Hasta la semana pasada habían voces que apostaban por una flexibilización de las medidas para que las actividades económicas y comerciales retornen a la 'normalidad' de manera gradual. Ya son más de dos meses de cuarentena.

Lee más información en » bit.ly/3esVlkR

Publicado por EL DEBER en Jueves, 28 de mayo de 2020

El gobernador Rubén Costas y la alcaldesa interina, Angélica Sosa, forman parte de ese comité junto a la comandancia de la Policía, el Servicio Departamental de Salud, la Fiscalía y otras instituciones. Serán estas autoridades quienes, en base a criterios técnicos, tomarán las decisiones para trazar el nuevo rumbo que se seguirá en el departamento.

Sobre esta reunión en la que se tratarán las nuevas medidas dentro del plan de contingencia, Urenda fue franco y dijo: "Lo único que les pido es que si hay alguna reunión para flexibilizar la cuarentena, no me inviten porque no lo voy a permitir ", mostrando así su posición de que la cuarentena debe continuar, pero con mayor conciencia ciudadana ante el peligro que significa la exposición en las calles y la falta de cumplimiento de las normas de bioseguridad, como el uso de barbijo y el distanciamiento social.

¿Preocupa la situación?, fue la pregunta que se le hizo. "Por supuesto", respondió la autoridad sanitaria, que considera que "aún no estamos en la ola más grande", pero "esto ya es el turbión, porque no hay ninguna posibilidad de que esto no vaya aumentando; los casos van a seguir, no hay curva descendente, ni la esperamos temprano, por lo tanto, la previsión de que en una semana o diez días tengamos 10.000 casos está dentro de todos los parámentros esperados".

Cabe resaltar que cada jueves se envían los datos al Ministerio de Salud para que se evalúe el índice de riesgo municipal en todo el país y en base a ello se hacen las recomendaciones para la flexibilización de medidas o continuidad de las mismas; sin embargo, dentro del Gobierno de Jeanine Áñez ya hay quienes apuestan por una salida paulatina para reactivar la economía en el país, muy golpeada en los últimos meses. 

En reunión de Gabinete se definirán las nuevas acciones a realizar para contener el avance del virus.