Escucha esta nota aquí

En San Ignacio de Velasco basta abrir el grifo y observar el chorro de agua turbia que cae para darse cuenta de que esa agua no es recomendable para el consumo humano. Incluso, si se analiza con detenimiento, se puede apreciar la presencia de larvas en el agua. Los primeros afectados han sido los más chicos, que han recurrido al centro de salud ante los dolores estomacales y la irritación en la piel.

La OTB de San Ignacio, con el respaldo de la diputada María René Álvarez, han cuestionado a las autoridades municipales y a los responsables de la Cooperativa de Agua de San Ignacio (COOSIV) ante la mala calidad del agua que brindan. Ambas instituciones piden un plazo de 15 a 30 días para resolver el problema en la planta potabilizadora de agua y recuperar el funcionamiento de la misma.

Álvarez explica que el pronunciamiento responde “a la alarmante preocupación de la mala calidad de agua que recibe la población de San Ignacio de Velasco”.

El informe técnico planteado desde la cooperativa señala que el problema proviene de la planta potabilizadora, que no está funcionando de manera adecuada. Según el documento técnico, el filtro de arena se ha endurecido y no purifica el agua de manera conveniente, lo que impide ofrecer la calidad necesaria para el consumo humano.

Con estas medidas de protesta, los vecinos aspiran a tener un “consumo de agua digno”. El compromiso por parte de la cooperativa y del municipio proyecta una solución en un plazo de 15 a 30 días para la recuperación de la calidad del agua.

También indican que están esperando la llegada de especialistas desde Santa Cruz para que contribuya a la limpieza y resolución del problema.

COOSIV presta servicios a 5.600 usuarios del área urbana y 5 comunidades campesinas cercanas.

Comentarios