Escucha esta nota aquí

Berthy Vaca Justiniano - berthy.vacas@grupoeldeber.com

La cuarta persona natural de Santa Cruz, contagiada con el nuevo coronavirus en Europa, se relacionó con los suyos y con algunos compañeros de trabajo durante cuatro días, tras su llegada al país y antes de ser diagnosticada con la enfermedad, lapso en el que ha podido transmitir el virus a varios individuos de su entorno.

El hecho de que el sistema de salud no haya podido detectar temprano casos asintomáticos como este, ha sido motivo de crítica y ha generado molestia en los familiares de los afectados, los cuales consideran que se debe actuar con mayor diligencia para evitar la propagación de la pandemia.

Empero, en el Sedes piensan que están realizando una contención adecuada y creen que por esa razón en Santa Cruz no ha pasado lo que ocurrió en Oruro, departamento donde se registra la mayor cantidad de pacientes infectados con el Covid-19.

“Aquí (en Santa Cruz) cada uno de los casos confirmados ha sido debidamente contenido y cada uno de sus contactos ha sido debidamente seguido”, declaró Marcelo Ríos, director del Sedes en una entrevista con EL DEBER.

Llegó ansiosa por el mal

La cuarta paciente de la pandemia en Santa Cruz llegó el miércoles 11 de marzo a la capital cruceña, en un vuelo procedente de Madrid. Ella, que viajó acompañada de una amiga, estaba retornando de un tour que la llevó a España, Francia, Alemania, Suiza, Italia y Grecia.

“El itinerario preveía el retorno por los mismos países, pero se fueron directamente a España, huyéndole al coronavirus, porque tenían la información de lo que estaba ocurriendo en Italia y Francia. En el aeropuerto de Barajas (Madrid) le tomaron la temperatura con una pistola especial, pero no le detectaron nada”, manifestó el padre de la joven.

El hombre contó que su hija tuvo un incidente en el avión. Una mujer que iba a su lado, comenzó a vomitar sin parar, lo cual la puso muy nerviosa. Las azafatas la cambiaron de asiento, pero eso no la tranquilizó.

“A su llegada, le dije: ‘Vos has pasado por lugares muy complicados por la peste, sería bueno que te hagás un chequeo médico’. Ella llegó el miércoles, jueves descansó aquí y, en la tarde, comenzó a peregrinar por algunos centros. No quisieron hacerle la prueba en el Sedes, aduciendo que no hacen estos exámenes mientras no haya una sintomatología. Entonces, se fue a una clínica privada donde tiene un seguro y, a punta de ruegos y súplicas, y mintiendo que tenía fiebre, al final le hicieron la prueba y, el lunes, le dieron el resultado positivo”, narró el progenitor.

Desde ese momento, la familia decidió su aislamiento en un lugar alejado, para no ser motivo de contagio. “Hicimos las pilchas para que se aislara. Se ha ido a una quinta, sola. Ella no tiene absolutamente nada, no se le manifiesta nada, no tiene fiebre, no tiene tos, no tiene dolores de huesos, nada. Entretanto, mi esposa y yo estamos aislados en nuestro departamento por si acaso. Por razones de responsabilidad social, yo no quiero que vengan (los del Sedes) con su equipo o vestidos de blanco porque será para alarmar al vecindario”, explicó el padre de la paciente.

La mujer de 30 años, soltera y sin hijos, hoy está en su sexto día de cuarentena. Tiene el respaldo de sus padres y el apoyo de su empresa, cuyos jefes le han manifestado que están con ella y le han expresado su solidaridad.

La palabra del Sedes

Marcelo Ríos indicó que los cuatro pacientes con coronavirus de Santa Cruz están siendo atendidos. Añadió que tiene un listado de pasajeros y direcciones de las personas que tuvieron contactos con los que dieron positivo. Aseguró que en el sistema de salud hay toda una organización para hacer seguimiento.

Carlos Alberto Hurtado, responsable del Centro de Enlace y Reglamento Nacional Internacional, es el médico que personalmente le está haciendo seguimiento a la paciente. Él señaló que la mujer llegó el 11 de marzo sin síntomas, pero el sábado, cuando fue a su trabajo, presentó signos y se le tomó la prueba.

“24 horas después teníamos el resultado y nos pusimos en contacto con ella. Le dimos todo el apoyo, y cada día está en contacto con nosotros. Yo he ido a verla personalmente. Está muy bien de salud, el único problema que tiene es la sicosis que sufre porque su nombre y la empresa donde trabaja, se filtró. Yo la estoy viendo en su otra casa. Ella está aislada totalmente. Anteayer (por martes) la examiné y ayer (miércoles) le he dejado tratamiento por un problema del oído; hoy (jueves) la hemos visto y la estamos evaluando, no tiene ningún criterio de internación”, expresó Hurtado.

El galeno añadió que se han tomado todas las medidas precautorias con ella, con los papás y con los contactos, que están siendo seguidos día a día por el equipo de la zona norte del Sedes.

Sobre la toma de muestra, Hurtado señaló que solo se la realiza a pacientes que presentan signos o sintomatología: fiebre, tos, fatiga, dificultad respiratoria o malestar general. “Es contraproducente hacer prueba a una persona que no tiene los criterios de un paciente sospechoso. Imagínese, hasta hace una semana, 4.000 personas por día llegaban de Europa. Si llegan sin signos, deben irse a su casa, porque no hay condición para ser internados, peor para ser sometidos a la toma de muestras, porque solo saldrá positivo, cuando presenten signos y síntomas”, aseguró el doctor Hurtado.

Comentarios