Escucha esta nota aquí

“La aprobación de curso no significa la aprobación de la formación del estudiante que corresponde a su año académico”, así lo indica Isabel Zotez, presidenta de Asociación Nacional de Colegios Privados (Andecop), quien expresó su preocupación ante el incierto panorama en que se encuentra el sistema educativo, que está obligando a los colegios a llegar a un entendimiento con los padres de familia para garantizar la continuidad de la enseñanza-aprendizaje de los estudiantes.

Mediante decreto supremo, el Gobierno determinó la clausura del año escolar debido a la pandemia por el Covid-19. Con cinco meses por delante y un sistema educativo que, a marchas forzadas, asumió la modalidad virtual, los padres y madres de familia analizan alternativas para que sus hijos no se queden sin educación.

Los colegios privados se ven en la necesidad de pactar nuevos contratos y servicios con los padres de familia para garantizar su sostenibilidad. Rebaja en las pensiones o cobro de una menor cantidad de cuotas son algunas medidas dispuestas para prolongar las actividades educativas.

No obstante, estas medidas no convencen a todos los papás. Para Ana Lidia Berthalet, madre de dos hijas que estudian en el colegio Bautista Boliviano Brasileño, el descuento del 30% en las pensiones no es suficiente, pues, al igual que muchos trabajadores, sus ingresos también se han visto mermados por la crisis sanitaria.

En otros casos, padres de familia optan por hacer un mayor sacrificio y mantener a sus hijos en el colegio. Jildana Mercado tiene un hijo en el colegio Cristo Rey y cree que “el programa educativo está inconcluso". Indica que, en lo que queda de este año, no piensa dejar a su hijo sin educación escolar.  “Como estoy al día en el pago de las pensiones, el colegio me ha perdonado dos cuotas de las diez pactadas, solo me faltaría pagar una. Vale la pena por el futuro de mi hijo”, dice.

Andecop aglutina a 350 colegios privados de todo el país, pero también represente a más de 1.500 instituciones de educación formal. En opinión de su presidenta, Isabel Zotez, la mayoría de los colegios han concretado un acuerdo con las asociaciones de padres para mantener el sistema formativo virtual; sin embargo, la aceptación no es plena. “En la mayoría de los colegios, entre el 50% y el 80% de los padres de familia han aceptado los acuerdos”, señala.

Según Zotez, muchos padres tomaron la decisión de continuar con las clases virtuales, pensando en el futuro de sus hijos. Eso sí, cada colegio ha adecuado las condiciones a la realidad de los padres de familia. También hay padres de familia que han decidido que sus hijos no pasen clases, porque, por el decreto del Gobierno, ya han pasado de curso.

La situación económica es la que prima a la hora de que los padres tomen una decisión sobre la educación escolar de sus hijos. Diana Soliz tiene a su hija inscrita en el colegio Domingo Savio. Para ella, lo ideal hubiera sido continuar con las clases virtuales que propone el centro educativo, es más, destaca el compromiso y la entrega de los docentes, así como el esfuerzo del colegio para reducir los montos de las pensiones. 

No obstante, asegura que el rubro en el que trabaja (organización de eventos y bodas) está completamente parado por la crisis sanitaria. En tal sentido, Diana y otros padres de familia de diversos colegios se han organizado para contratar una profesora particular que pase clases a sus hijos. “El costo es mucho menor y centrarán los aprendizajes en aquellos contenidos claves” que permitan a los niños retornar al colegio con un nivel aceptable, comenta.

El colegio La Salle ha hecho una propuesta a los padres de familia, en el que se prioriza la enseñanza de contenidos o materias durante este periodo de pandemia. En un comunicado que ha enviado a los padres y madres de familia, la directiva de este colegio explica que la enseñanza virtual mantendrá el “avance normal de todas las materias troncales” y las técnicas se adecuarán a un sistema de “dinámicas por competencia”.

Con la clausura del año escolar, el 31 de julio, las clases virtuales se orientan a “complementar los contenidos curriculares dispuestos para la presente gestión”, aclara Zotez y agrega que todo está supeditado a la voluntad de los padres y madres de familia que han demostrado la preocupación por la educación, lo que, en muchos colegios, ha facilitado que se regularice la educación.