Escucha esta nota aquí

Sus rostros perdurarán por siempre en uno de los muros de la sede del Colegio Médico Departamental como reconocimiento a su gran labor en la lucha contra el Covid-19, al grado de dar su vida por la salvar las de sus pacientes.

En Bolivia 130 médicos que estuvieron en la primera línea de contención del Covid-19 perecieron a causa de la enfermedad, de los cuales 54 se contabilizaron en el departamento cruceño y, en su homenaje, el ente médico departamental realizó el lunes el descubrimiento de un mural con sus rostros y se anunció que ya se comienza a pagar el seguro de riesgo de muerte e invalidez total de estos profesionales.

El 21 de septiembre, se recordó el Día del Médico Boliviano, pero a diferencia de anteriores años, esta vez no hubo celebraciones, sino que fue un día para recordar a los médicos que fallecieron por causa del coronavirus y también para destacar el trabajo de estos profesionales.

No ha sido en vano, porque el esfuerzo y sacrificio de los médicos se ve reflejado ahora en el descenso de la curva epidemiológica y en el mejoramiento de las condiciones hospitalarias, aunque todavía quedan muchas necesidades por atender, entre ellas la falta de recursos humanos, así coincide la dirigencia departamental y nacional.

El lunes, el Día del Médico se anunció que están los trámites concluidos para que el personal de salud que falleció durante la pandemia pueda cobrar un seguro de Bs 100.000, que había sido anunciado hace meses por el Gobierno nacional.

Según el último informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en la Región de las Américas se registraron 2.709 muertes de profesionales y trabajadores de salud por coronavirus, en 25 países. El Colegio Médico de Bolivia maneja la cifra de 130 galenos, víctimas mortales del coronavirus en todo el país.

Vidas son vidas y este 21 de septiembre los médicos no tenemos nada que festejar. Simplemente nos queda agradecer que estamos vivos y rendir homenaje a nuestros colegas y amigos valientes, que se pusieron al frente de esta pandemia para enfrentar a un virus que nadie conocía.  Eso es algo que hay que reconocer en ellos: han perdido la vida sabiendo que se estaban exponiendo a un virus nuevo y no tuvieron miedo de hacerlo. Su vocación de servicio pudo más que cualquier temor y limitación”, expresó el presidente del Colegio Médico Departamental, Wilfredo Anzoátegui, al referirse al homenaje realizado desde Santa Cruz.

El mural, que lleva el rótulo de Memoria de los héroes caídos, ha inmortalizado la imagen de 54 galenos que murieron en Santa Cruz, entre ellos la de los maestros de la salud: Óscar Urenda y Roberto Tórrez, que fallecieron en julio, lideraron la lucha contra el Covid-19 y sentaron las bases para que ahora Santa Cruz respire con más tranquilidad.

Frontal, sencillo, pero con carácter, Urenda será recordado como el secretario de Salud de la Gobernación que no solo dirigía los planes de contingencia, sino que acudía personalmente a atender las contingencias donde el virus mostraba su peor lado.

Tórrez ha pasado a la historia como un referente en epidemiología con 35 años al servicio de la salud. Su aporte no solo fue crucial en la lucha contra otras epidemias, como la del dengue y la influenza.

Durante el acto en la sede del Colegio Médico Departamental también se entregaron reconocimientos a 72 galenos que cumplieron 25 y 50 años de ejercicio de la medicina.

Logros

Por otro lado, durante los actos recordatorios también se conoció sobre la conformación de la directiva que estará a cargo del Instituto Médico de Conciliación y Arbitraje, que entrará en vigencia una vez que se emita un decreto supremo.

“Esperamos este decreto para poner en vigencia este instituto, que es una de las aspiraciones del sector para desjudicializar o despenalizar el acto médico. 

Esto permitirá a nuestra institución poder acoger a sus pares médicos y hacer una conciliación y arbitraje”, explicó el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Cleto Cáceres.

Cáceres informó, asimismo, el pago de un seguro de vida para el personal de salud, víctima del coronavirus.

Según información publicada en el portal oficial del Ministerio de Salud, la aseguradora estatal Univida pagará una indemnización de Bs 100.000 a los funcionarios que fallecieron por causa del Covid-19. “Ya se firmó el convenio con Univida, según me informó la ministra de Salud (Eidy Roca) y, entonces, se empieza a pagar a todos los familiares de las víctimas y a aquellos que han quedado con secuelas por la pandemia”, dijo Cáceres.

El seguro contratado por el Ministerio de Salud cubre el riesgo de muerte por coronavirus e invalidez total y permanente a causa de esta enfermedad.

“A nosotros nos tranquiliza el hecho de que se va a empezar a pagar porque no queríamos que sea una promesa más. Esperamos que eso transcurra en esta semana y se pague hasta el 2021”, añadió el representante del Colegio Médico de Bolivia. El seguro de vida para los trabajadores en salud que enfrentan al Covid-19 tiene vigencia desde el 14 de abril de este año hasta el 14 de abril del 2021.

Avances

Anzoátegui recordó que el sector se enfrentó a la enfermedad sin insumos, sin barbijos, sin camas disponibles y sin terapias intensivas suficientes. No obstante, esta situación ha ido mejorado poco a poco gracias al reclamo constante del sector y a la voluntad que han tenido las autoridades para atender las demandas.

Si bien la figura puede cambiar de un momento a otro, Santa Cruz pasó de tener 30 a más 100 unidades de terapia intensiva y el promedio de ocupación ahora es del 70%, es decir, hay espacios suficientes para atender a los enfermos graves.

Hoy la ciudad capital también dispone de unas 8.000 camas para la atención exclusiva del Covid-19 en los centros de referencia y en los hospitales de tercer nivel, mientras que las provincias tienen unas 1.400 para atender a enfermos de coronavirus.

Recursos humanos

La falta de recursos humanos sigue siendo uno de los principales pedidos del sector que sigue pendiente. Según Cáceres, el déficit de cargos para el sistema público alcanza los 13.500 en todo el país.

“Evidentemente el sistema público tiene infraestructura y presencia en los nueve departamentos, incluso más que la seguridad social, pero lo que hace falta son recursos humanos”, manifestó Cáceres, al agregar que, empero, existe acercamiento con las autoridades sanitarias para la entrega de 2.500 ítems a través de un proceso de institucionalización.

Adicionalmente hay 5.000 contratos que fueron creados para atender la emergencia del Covid-19, pero que fenecerán entre noviembre y diciembre.

Cáceres espera que las condiciones de trabajo de los galenos y del sistema de salud se mejoren aún más cuando se destine el 10% del presupuesto a salud. Asegura que esto debe estar acompañado de una reorganización del sistema de salud y de ajustes en el Sistema Único de Salud (SUS), que está funcionando a medias o no funciona.

El presidente del Colegio Médico de Bolivia también ve necesario retomar la vigilancia epidemiológica de otras enfermedades con las que se lidia todos los años y a las que no se les está dando seguimiento debido de la pandemia, pero que pueden desencadenar brotes y saturar nuevamente el sistema.

En Bolivia, hasta el año 1967 el Día del Médico se conmemoraba el 3 de diciembre, pero fue en el II Congreso Médico Boliviano de la Confederación Médica Sindical de Bolivia, realizado en la ciudad de Cochabamba el 14 de septiembre de 1966, cuando el Dr. José María Alvarado presentó un proyecto proponiendo instaurar el 21 de septiembre como Día del Médico Boliviano.

Falta de equipos de protección, entre las causas para el contagio
Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), uno de los sectores que más ha resultado afectado por el coronavirus es el personal de salud, que ha estado expuesto al virus al estar en la primera línea de contención de la pandemia.

La alerta emitida el 31 de agosto advierte que el personal de salud puede exponerse al SARS-CoV-2 durante el trabajo en los servicios de salud, a través del contacto desprotegido con pacientes infectados o al estar en contacto con otros trabajadores de la salud infectados.

El organismo, en base a la información obtenida de varios países, refiere que la exposición en servicios de salud podría darse por el incumplimiento de procedimientos estándar para prevención y control de infecciones, uso inadecuado del equipo de protección personal, falta o insuficiente cantidad de equipos de protección, insuficiente entrenamiento, estrés, presión de trabajo, sobrecarga de horas de trabajo, insuficiente número de profesionales de salud, entre otros.

La OPS recomienda a los gobiernos abordar este problema no solo mediante la implementación de medidas de prevención y control de infecciones en los servicios de salud, sino también a través de la organización y gestión de los servicios de salud.