Escucha esta nota aquí

Tengo tres hijos, María Emilia, Emma y Maximiliano (…) He dado positivo a coronavirus. Al inicio sentí una falta de aire que confundí con angustia”, empieza a relatar Paola Parada, la secretaria de Desarrollo Humano de la Gobernación que estaba a cargo de la distribución de las bolsas del Banco de Alimento Solidario. 

Parada no precisó si sabe cómo contrajo el virus. Con rostro y voz serena habló por poco más de tres minutos en un video grabado dando testimonio de los sentimientos que la embargan y de la actitud que espera que los bolivianos adoptemos frente a esta pandemia.

Solo en dos oportunidades se percibe que la emoción la traiciona y fue cuando le tocó hablar de sus padres y de sus hijas. “Vivo con mis padres hace un tiempo, ambos han sufrido crisis de salud muy duras este año y hace más de 30 días que no veo a mis hijas, es por eso que quiero que todos ustedes sean responsables, quiero pedirles que seamos conscientes de que debemos cuidarnos, nuestra salud, la de nuestras familia y la de nuestra sociedad”, lo dice casi en tono de súplica.

Si rastro de maquillaje, vestida con una campera y con su lacia cabellera llevada hacia atrás no mostró debilidad, más bien fortaleza. Lamentó que hemos aprendido a odiarnos y no a construir una sociedad con más amor y más solidaridad. “La única forma de que salgamos de esta pandemia es que tengamos consciencia y podamos hacer todo juntos y unidos para sobrellevar esta crisis mundial de la mejor manera”.

Tres cosas destacó en su mensaje de poco más de tres minutos, hablando directo a la cámara. Rindió homenaje a quienes están llamados por su deber y su vocación a hacer frente al virus y salir a la calle, pidió ser empáticos para ser capaces de ver la realidad de los demás sin juzgarlos y hacer algo por ellos, y por último, deseó que la paz y tranquilidad abunde en nuestros corazones para no ceder a la desesperanza.  

“Quiero rendir un homenaje a todas las personas que hemos perdido, mi solidaridad y mi cariño para todas esas familias que perdieron a sus seres queridos. Quiero transmitirles tranquilidad y que a la vez seamos responsables con nuestra salud. Quiero pedirles que practiquemos la empatía, que intentemos entendernos y ponernos en los zapatos de los otros, nuestra realidad no es la misma que la de nuestro vecino, que la de nuestro amigo, o que la de nuestros hermanos. (Quiero pedirles) que nos amemos más”.

También quiero expresar mi agradecimiento a todos los trabajadores que están en primera línea, a todos los médicos, enfermeras, bioquímicos, a las Fuerzas Armadas, a la Policía, a los servidores públicos de todos los niveles, a quienes poco valoramos, pero ellos están ahí, exponiendo su vida por nosotros. Más allá de un trabajo, lo suyo es la vocación de servicio

Gracias a los que me mandaron sus menajes de solidaridad, cariño y apoyo, estarán siempre en mis oraciones. Muchos pasaremos por esto con síntomas que pueden ser muy leves, es por eso que debemos extremar todas las medidas de seguridad como el distanciamiento social, el lavado de manos, tomen todas las medidas que sean necesarias para evitar que esta enfermedad se propague de una manera intensa”.

“También quiero dar un mensaje de esperanza. Las noticias que vemos siempre son las más duras, las más crueles, pero también hay muchos que se están recuperando. Que la paz y la tranquilidad abunde en nuestros corazones para enfrentar esta enfermedad de la mejor manera. Que Dios nos cuide y los bendiga a todos”.