Escucha esta nota aquí

La ciudad de Santa Cruz vive este martes la segunda jornada de flexibilización de la cuarentena. En esta jornada fría y lluviosa, con 11 grados de temperatura mínima, policías y funcionarios municipales, desde muy temprano, realizan controles para garantizar que los conductores de micros, trufis, taxis y mototaxis cumplan con las normas establecidas por el Gobierno Municipal.

Desde la Unidad Operativa de Tránsito recordaron a los conductores que no deben dejar subir a sus unidades a los pasajeros que no cuenten con barbijo y en caso de que sí los tengan, pero que no lo estén usando correctamente, deben pedirles que se bajen. En caso de que el pasajero se rehúse a hacerlo, el conductor puede pedir ayuda a los policías que estarán controlando en diferentes puntos de la ciudad.

Tránsito también recuerda que los usuarios deben exigir que el conductor cumpla las normas que indican que no debe haber pasajero parado, que el vehículo solo transporte el 60% de su capacidad y que se mantenga una distancia física entre pasajeros, para prevenir el contagio con Covid-19.

Hoy, martes, pueden circular los micros, taxis y trufis con placa que terminan en número impar, los que incumplan esta y otras normas pueden ser sancionados con una multa de Bs 2.000. El horario de circulación establecido por el Gobierno Municipal es de 5:00 a 15:00. 

De acuerdo con datos de la Dirección de Tráfico y Transporte de la Alcaldía, son 177.695 los vehículos con la terminación de la placa en número impar que podrán salir a las calles este martes. El parque automotor legalmente registrado en la capital cruceña es de 362.168 unidades. 

El servicio de transporte intermunicipal tiene permiso de volver a circular recién el 13 de julio.

Mario Guerrero, dirigente de los transportistas, lamenta que el Gobierno Municipal no permita que el 100% de los micros presten servicio. Dijo que el lunes mucha gente tuvo que caminar hasta sus fuentes de trabajo u hogares ante la falta de transporte, por la restricción impuesta por la Alcaldía. “La Alcaldía debe levantar la restricción para que todos los micros salgan a trabajar. Autorizando la circulación de solo el 50% de las unidades, no podemos atender la demanda, es imposible”, expresó.

Según Guerrero, el lunes, más de 50 micros fueron retenidos por la Policía por circular con más pasajeros de lo permitido. Indicó que no toda la culpa de la infracción es del chofer, pues muchas veces se ve presionado por los mismos pasajeros que insisten en viajar incluso parados.

El lunes por la noche, la alcaldesa interina, Angélica Sosa, informó que solo la mitad de los micros autorizados para trabajar lo hicieron. Al respecto, Guerrero dijo que esto ocurrió porque su sector recibió a destiempo las normas con los protocolos de bioseguridad a cumplir, y no hubo tiempo para preparar las unidades.