Escucha esta nota aquí

Por: Eduardo Ruilowa

La periodista de Red Patria Nueva, Jeruslava Ojeda, presentó este sábado una denuncia ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) contra quienes la agredieron física y verbalmente el día de ayer, mientras intentaba realizar una cobertura por el aniversario del Comité Cívico Popular de Bolivia en instalaciones de Cadepia, en Santa Cruz.

“Vinimos a sentar una denuncia por las agresiones que he recibido el día de ayer. Los delitos que se están investigando ahorita son las amenazas y otras que he recibido afuera de las instalaciones de Cadepia, cuando estábamos realizando una cobertura de prensa en la cual se nos había convocado; sin embargo, fui agredida en ese momento. Hay varias imágenes que demuestran que realmente fui agredida por esta multitud de personas”, relató la periodista.

La mañana del viernes, Ojeda asegura que fue víctima de agresiones por parte de personas afines al Comité Cívico Pro Santa Cruz. La corresponsal indicó que el medio de comunicación estatal del que forma parte fue invitado para la cobertura del aniversario del Comité Cívico Popular de Bolivia en instalaciones de Cadepia; sin embargo, cuando llegó al lugar había resguardo policial y personas afines a los cívicos protestaban en inmediaciones.

La periodista explicó que la multitud instigó a una señora de pollera que llegó al lugar, y cuando ella trató de grabar lo que estaba ocurriendo fue agredida. Pese a que indicó que pertenecía a la prensa y enseñó su credencial, las mujeres no la respetaron. Es más, sus agresoras indicaban que era falso y le quitaron el celular, sacándola a empujones del lugar.

Ante este suceso y las agresiones constantes hacia los trabajadores de los medios de comunicación estatales, principalmente en Santa Cruz, la Red de Medios Estatales emitió ayer un comunicado rechazando esta “intimidación y agresión” ejercida por “grupos violentos”.

La Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Bolivia (CSTPB), también expresó su solidaridad con la periodista y su rechazo a las agresiones físicas, verbales y psicológicas que sufrió.

La entidad sindical de la prensa solicitó a la Fiscalía identificar y sancionar a las personas responsables de las agresiones a la comunicadora, además de pedir garantías para el trabajo de los miembros de la prensa de todo el país.

Asimismo, la Defensoría del Pueblo se pronunció informando que hará las gestiones respectivas, ante las instancias competentes, para que la periodista reciba la protección y las garantías que correspondan durante su labor.

La viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, también expresó su solidaridad a la periodista mediante un tuit donde señala que en democracia este tipo de hechos son inadmisibles y exige respeto a la libertad de expresión.

Comentarios