Escucha esta nota aquí

Fue convocado dos veces, luego de sacar a la luz que las camionetas usadas por encapuchados para agredir a los vecinos que bloqueaban durante el paro multisectorial, eran bienes incautados al narcotráfico.

En la primera citación al periodista de EL DEBER Guider Arancibia, el requerimiento presentó un defecto, ya que se lo catalogaba al mismo tiempo como testigo y como denunciado.

A pesar de que el fiscal Roberto Ruiz reconoció el error, Arancibia volvió a ser convocado para hoy a las 15:00. Sin embargo, el periodista dijo que no se presentará porque no corresponde, ya que su labor está amparada en la Ley de Imprenta, situación que dio a conocer EL DEBER al fiscal a través de una representación.

“EL DEBER respondió que nos sometemos a la Ley de Imprenta y la Fiscalía no nos ha dado respuesta. Esta no es una situación habitual, es amedrentamiento al periodismo”, dijo, y convocó a los colegas a seguir sacando a la luz todo lo que está en la oscuridad.

Repudio

Una vez que se hizo pública la primera citación, varias organizaciones manifestaron su rechazo, entre ellas la Asociación de Periodistas de Santa Cruz, la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) y el Sindicato de Trabajadores del Diario EL DEBER.

Rechazamos el intento de intimidación”, publicó el Sindicato de EL DEBER. “Es un despropósito y la Fiscalía no tiene competencia, atenta contra la libertad de prensa”, dijo la ANP.

“Cuestionamos el desconocimiento del Ministerio Público de la Ley de Imprenta”, señala un comunicado de la Asociación de Periodistas de Santa Cruz, citando el artículo 8 de la norma.

Comentarios