Escucha esta nota aquí

En medio de la emergencia por el coronavirus, los médicos y profesionales de salud anuncian medidas de presión para exigir condiciones para trabajar.  La Federación de Sindicatos Médicos y Ramas Afines (Fesirmes) decretó un paro, de dos horas, que se cumplirá desde mañana en todos los centros y hospitales de primero y segundo nivel, que dependen de la Alcaldía cruceña.

La gota que rebalsó el vaso -según los dirigentes- fue el pedido que le hizo la alcaldesa interina, Angélica Sosa, a una enfermera de que pase a trabajar en las brigadas médicas y deje su puesto en un hospital. Esto ocurrió el fin de semana, en el hospital El Bajío del Oriente, cuando la enfermera pidió a la autoridad municipal materiales de bioseguridad para todo el personal del centro. 

La mañana de este lunes, Sosa convocó a los dirigentes del sector a una reunión en la Secretaría de Parques y Jardines, en la que se abordaron las necesidades del sector, pero no se los logró convencer de que suspendan el paro parcial, anunciado desde mañana. La medida se cumplirá de 12:00 a 14:00, pero los movilizados anunciaron que no dejarán sin atención los servicios que están en funcionamiento, como las salas de atención de pacientes con coronavirus y las emergencias.

La vocera de Fesirme, Ruth Aguilera, explicó que entre los puntos exigidos están la dotación de equipos de bioseguridad, la contratación de personal para la reposición de los profesionales que están con bajas por haberse infectado con coronavirus, el pago de salarios del mes de mayo y disculpas públicas por lo sucedido en el hospital de El Bajío. 

Son más de 60 los centros de salud y cuatro hospitales (Villa Primero de Mayo, Francés, El Bajío del Oriente y Plan Tres Mil) los que suspenderán parcialmente la atención médica. 

Aguilera agregó que también hay pedidos para la Gobernación y para el Gobierno nacional, como la ampliación de las camas para pacientes con coronavirus y la dotación de 1.000 ítems, respectivamente.

El incidente

Durante su visita al hospital El Bajío del Oriente, la alcaldesa Sosa le pidió a una enfermera no tener 'esa actitud' cuando esta le decía que les dotaron de dos gafas antiparras para cuatro profesionales y también le reclamaba por la falta de botas. "Se les va a dotar (lo suficiente), pero no puede tener esa actitud" o, de lo contrario, "si no quiere estar acá, vaya a hacer las brigadas en los barrios", le dijo Sosa, según un video que se difundió en las redes sociales.

El representantes del hospital El Bajío del Oriente, Rubén Flores, indicó que, hasta la fecha, no se han habilitado las 80 camas comprometidas para atender a pacientes con coronavirus y tampoco se ha contratado personal para estas salas. Este fin de semana la Alcaldía hizo la entrega de tres respiradores a ese nosocomio, además de barbijos de protección. El personal asegura que los ventiladores no son suficientes para la cantidad de enfermos que llegan con sospecha de coronavirus.