Escucha esta nota aquí

El fiscal Marcelo Saldaña, que indaga el asesinato del brasileño Marcelo Gomes de Oliveira (37), elevó un informe al fiscal departamental, Freddy Larrea, a objeto de que la Fiscalía Anticorrupción abra una investigación para determinar quiénes y cómo extendieron una cédula de identidad al extranjero como naturalizado boliviano, con el nombre de Reginaldo Fernandes de Almeida.

Marcelo o Reginaldo murió acribillado a tiros por dos sicarios la noche del 20 de abril, fuera del mall Las Brisas. Recibió cinco impactos de bala. Desde esa noche los autores materiales e intelectuales siguen impunes y las personas que tenían contacto con él en Santa Cruz negaron conocerlo.

“Este ciudadano estaba en el país desde hace dos años. No tenía un oficio remunerado; se sabe que pasaba clases de inglés y que se dedicaba al comercio. Portaba una cédula de identidad, al parecer, auténtica, con un nombre falso naturalizado como boliviano. Para obtener una cédula de identidad se tienen que cumplir ciertos requisitos y más aún cuando es por naturalización. Aparentemente estos requisitos no han sido cumplidos y se ha remitido a la Fiscalía Anticorrupción un informe, a objeto de que se investigue a las autoridades encargadas de emitir los documentos de identidad para saber cuáles fueron los pasos que cumplió este brasileño para obtener la naturalización”, manifestó Saldaña.

Descanso eterno en su tierra
El cuerpo de Gomes, considerado el mayor narcotraficante del Estado de Goiás y con cuentas pendientes en la justicia de su país, fue repatriado por su madre, María Gomes de Oliveira, quien llegó hace unos días a la capital cruceña, realizó todos los trámites legales y, vía aérea, llevó los restos de su hijo al estado de Goiás.

La mujer dijo desconocer que su hijo manejaba otra identidad en Bolivia. Sobre su visita al país, María Gomes aseguró que vino por primera vez a repatriar el cuerpo de su descendiente, aunque por informes de inteligencia se sabe que la progenitora ingresó anteriormente a territorio nacional, según el fiscal Saldaña.

Sobre la pesquisa del crimen, la Fiscalía ha interrogado a cinco personas y ha allanado un departamento en el hotel Buganvillas, donde vivía el brasileño, sin encontrar algo relevante, pues alguien sustrajo las cosas. Se esperan datos sobre el flujo de llamadas de su celular. 

Comentarios