Escucha esta nota aquí

Movilizaciones indefinidas fueron anunciadas por representantes de varias organizaciones sociales de Yapacaní, en caso de que no se respete la fecha de las elecciones generales, que inicialmente estaban programadas para el 6 de septiembre. La advertencia se dio a raíz del anuncio de postergación de las elecciones hasta el 18 de octubre.

Se reunieron la tarde del viernes 24 de julio para dar a conocer una “resolución expresa de organizaciones sociales de Yapacaní, en defensa de la vida y la democracia”.

Según el documento, se da un plazo de 48 horas -a cumplirse este domingo 26- al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para que se retracte de su posición “ilegal” y se exige el cumplimiento del calendario electoral establecido por la Ley 1304, con la fecha de las elecciones previstas para el 6 de septiembre.

En caso de incumplimiento, las organizaciones aseguraron que iniciarán movilizaciones indefinidas en todo el territorio nacional, de la misma manera, hacen responsable a Salvador Romero, presidente del TSE, y al gobierno actual de las consecuencias de estas medidas.

Reacciones de las plataformas

Sobre las amenazas, la vocera de la plataforma Resistencia Femenina, Alejandra Serrate, manifestó que el camino correcto siempre será el diálogo y la conciliación; “sin embargo, cuando hay amenazas al orden público o la vida de terceros, el Estado no puede negociar con terroristas. Las autoridades no deben dar tregua a los violentos que amenazan el Estado de Derecho”.

Según ella, la posición de Resistencia Femenina es que las elecciones no pueden ser en septiembre porque significaría no solo un peligro para los ciudadanos sanos, sino también provocarían ausentismo de los que se encuentran delicados de salud.

“Reconocemos que las elecciones deben realizarse antes de enero para poder tener un gobierno electo, pero como promotoras del derecho al voto pensamos que en septiembre sería perjudicial para el ya lastimado sistema de salud”, finalizó.

Guillermo Paz, representante nacional de la plataforma 21F, que este martes ingresó un memorial al TSE pidiendo la cancelación de la personería jurídica del MAS, también cuestionó las amenazas de las organizaciones y de los cocaleros y movimientos.

“En una reunión nacional nuestra posición quedó clara. Los ciudadanos y las plataformas son los que hicieron escapar al jefe del MAS; estamos en un nuevo movimiento político, la población ha perdido el miedo a cualquier amenaza de estos grupos de choque del MAS y esa misma población está dispuesta a pelear por la democracia, obviamente con las plataformas liderando ese movimiento, y si se tiene que salir a las calles, vamos a hacerlo, pero no perderemos la democracia”, sostuvo.

Paz lamentó que, mientras hay bolivianos muriendo por salvar vidas, también hay grupos de choque del MAS que llevan a otros a morir. Dijo que las plataformas también quieren elecciones, pero en un momento cuando el pueblo pueda salir a votar, incluidas las personas mayores. “Éste no es el momento de pensar en elecciones, obviamente al MAS no le importa la vida. Que ni intenten usar este momento de la pandemia para incendiar el país. No les tenemos miedo, ya hicimos correr a su jefe”, arguyó.

Sobre la nueva fecha de las elecciones, Paz dijo que no ha sido consensuada con un comité científico. “Ha sido una salida del TSE por la presión de la población”.

En la misma línea

El anuncio de los grupos de Yapacaní se suma a la resolución de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba que se emitió la noche del jueves 23 de julio, con la que se dio un plazo de 72 horas al TSE para retractarse de la postergación de las elecciones y se advirtió con activar movilizaciones de forma indefinida. El vencimiento del plazo coincide con el de la advertencia de Yapacaní.