Escucha esta nota aquí

2021 será el año de las elecciones subnacionales y también será la gestión en la que el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra tendrá menos recursos económicos en su Plan Operativo Anual (POA). Se prevé un recorte de 785,5 millones de bolivianos, lo que redundará en una caída de recursos para casi todos los programas y la ausencia de nuevas obras.

Tomando en cuenta los últimos ocho años, el 2021 será cuando menos recursos manejará, un total de Bs 2.687.003.008, monto similar al de 2013, cuando administró Bs 2.630 millones.

El presupuesto de este año fue de Bs 3.472.535.008, lo que significa que en la próxima gestión habrá más de Bs 785,5 millones de merma con relación a éste.

Desde la Alcaldía confirmaron que no se tienen contempladas obras nuevas, sino que se continuarán todos los trabajos que fueron paralizados este año por la pandemia.

Para la próxima gestión se confirmó que se concretaron dos créditos: el de Concretec, por Bs 348 millones, para pavimentos y el de la cooperación alemana KFW, por Bs 104,4 millones, para mejorar el sistema de alcantarillado.

Además, hay otros dos créditos pendientes de desembolso: uno para los Buses de Transporte Rápido (BTR) y el otro para obras cerca a la Costanera del rio Piraí. El monto destinado para el servicio de la deuda el próximo año es de Bs 249.196.710.

El POA 2021 fue aprobado el lunes, 31 de agosto, por el Concejo Municipal con nueve votos; no votaron Johnny Fernández ni Rosario Schamisseddine, pues se retiraron de la sesión. Concejales de oposición y activistas políticos criticaron que el municipio no hubiera contemplado nuevas formas de generar ingresos, económicos, lo que agudizará la crisis del 2021. Además, cuestionan que se siga con la lógica de préstamos pese a que a las actuales autoridades les quedan pocos meses en función.

Reducción

La disminución del presupuesto viene de dos partes: una es la anunciada por el nivel central, del 25 %, de recursos de transferencia. A lo que se suma una cifra mesurada de recaudación de recursos propios (Bs -458 millones de lo proyectado para 2020 inicialmente).

El POA prevé Bs 1.056.953.343 de recursos propios por recaudaciones de impuestos, una de las cifras más bajas de los últimos años, pues esta mínimamente eran Bs 1.200 millones. Aunque si se suma esto a “otros recursos propios”, (Bs 400.277.953) la cifra constituye más de la mitad del POA. El resto son recursos de transferencia del TGN.

La secretaria de Administración y Finanzas, Sandra Velarde, justificó que se hizo un análisis económico y se decidió que por la crisis que se replica en el mundo, se proyecta una recaudación acorde a la nueva realidad.

El exconcejal Manuel Saavedra remarcó que, debido al panorama, lo que resta ahora es ser más responsable con la inversión pública.

“Si se es transparente, la plata alcanza, pero si se tiene la misma lógica de gastos innecesarios como el BRT y la Quinta Municipal no alcanza. Cuando hay eficiencia en la optimización de los recursos se puede hacer administraciones eficientes incluso con menos dinero”, remarcó.

Inversión por programa

Del POA 2021, un 80,14% (Bs 2.153.291.206) está destinado para inversión y un 19,86% (533.711.802) para gastos corrientes.

Velarde detalló que se ha priorizado la inversión de recursos en salud, en seguridad ciudadana, medioambiente, aseo urbano y transporte.

Más del 80% del presupuesto de inversión del 2021 se destinará a los mismos siete programas de los últimos tres años, a excepción de ordenamiento de mercados, que esta vez no tiene recursos.

Se trata de: Salud que está con Bs 471.308.705 (con un recorte de Bs172 millones en relación a este año). A administración financiera y económica se le destina Bs 411.148.913 (es decir, 28,11millones menos que este año).

Aseo Urbano, manejo y tratamiento de residuos tiene un presupuesto de Bs 256.912.454 (menos 85,9 millones con relación a este año). Infraestructura Urbana y Rural tiene un monto de Bs 218.494.811 (es decir, menos 58,3 millones respecto a 2020).

A Gestión de Educación se le asigna un presupuesto de Bs 178.640.910 (-142,9 millones); Servicio de Alumbrado Público con Bs 146.429.723 (-40,7 millones) y Desarrollo y Preservación del Medio Ambiente con Bs 96.436.016 (-3,4 millones).

Hay un programa que, al contrario del resto, aumentó presupuesto. Se trata de Promoción y Políticas para grupos vulnerables y de la mujer que este año tenía Bs 72,1 millones, pero para el próximo sube a Bs 75,4 millones.

Hay pocos ingresos y eso nos obligó a recortar en todas las áreas para hacer un presupuesto real. Como estamos saliendo de la gestión no podemos dejar un POA holgado, dejaríamos con datos falsos”, explicó el concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS), Tito Sanjinéz.

Cuestionan gastos

De gastos corrientes un total de Bs 446.452.637 corresponde al pago de personal. El restante está distribuido entre servicios no personales (Bs 53.398.072), materiales y suministros ( Bs 20.134.728), servicio de la deuda corriente (Bs 10.002.470), tasa e interés (Bs 500.000) y otros gastos (Bs 3.223.895).

El concejal de Unidad Cívica Solidaridad (UCS), Jhonny Fernández cuestionó que desde el año pasado la Alcaldía mantuvo a 2.811 funcionarios con ítems y más de 6.000 con contratos, pese a que aseguró que disminuiría al mínimo.

Fernández igual denunció que hasta la fecha la Alcaldía sigue pagando los servicios básicos de los nuevos mercados, pese a que esto debería estar a cargo de los comerciantes o se les debería cobrar a todos un 100% impuestos.

“Cuando se quiere bajar gastos, la Alcaldía les sigue pagando servicios a los comerciantes. Ya se les dio puestos y ellos lucran”, cuestionó a tiempo de señalar que se puede procesar a las autoridades por incumplimiento de deberes, si no se cobra a los gremiales.

La última observación de Fernández sobre los gastos está dirigida a que a la fecha no se les informó si se dejó de pagar alquiler por inmuebles como se anunció con el uso de la Quinta Municipal.

En respuesta, Sandra Velarde dijo que ya se dejó cinco oficinas alquiladas, (Dirección de Bienes Patrimoniales, Jurídica, Transparencia, entre otras) y este mes se desocupará Recursos Humanos y Salud), pues todos estos fueron trasladados a la Quinta Municipal.

Obras de continuidad

Velarde fue clara al precisar: “En nuestros nuevo POA no existen obras nuevas, (son) de mantenimiento o continuidad de las que fueron paralizadas este año. Solo las que tienen anticipo son las que pasan al 2021”. Entre estas obras están alrededor de 25 módulos educativos que no se ejecutaron este 2020.

Una de las principales secretarías que genera inversión es la de Obras Públicas y tiene para el 2021 proyectos de pavimentación. Sin embargo, estos no ingresan a gastos del POA, pues se están ejecutando con el crédito de Concretec, que contempla dos años de gracia.

El titular de esta repartición, Freddy Arauco detalló que estas obras se debieron ejecutar este año, pero eso se postergó por la pandemia.





Más créditos

Velarde remarcó que tanto el crédito de Concretec como el de KFW se pagarán en un plazo mayor a 20 años.

Además hay otro crédito gestionado que es con el Banco Mundial, por Bs 348 millones para la construcción de la red de ciclovías de La Costanera y la revitalización del centro histórico, zona del parque El Arenal. Igual será para concluir obras de drenajes en el 8.º anillo, zona de la doble vía a La Guardia. Éste aún no está desembolsado.

El pasado 5 de agosto el pleno de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de Ley 642/2019-2020 que da curso al financiamiento, pero se espera que la Cámara de Senadores igual dé su visto bueno.

Otro crédito ya anunciado hace casi un año, pero aún sin desembolso, es el del Banco de Desarrollo de América Latina – CAF para la primera fase de BRT, por Bs 254,73 millones.

Al respecto, Sandra Velarde reconoció que se está a la espera del desembolso de la CAF para continuar con las obras del BRT.

“Hemos invertido de nuestro dinero. El proyecto del BRT era reembolsable con la CAF; es decir, se aprueba el crédito y nos van a reembolsar todo lo que invertimos y nos permitirá pagar a las empresas que están terminando obras actualmente”, sostuvo.

Por su parte, Johnny Fernández lamentó que, en medio de la crisis de salud, la Alcaldía gastara dinero de otros programas para concluir el BRT.

Como la CAF no hizo el desembolso comprometido hace seis meses, esa plata que se está pagando a la empresa debería ser para otros proyectos y se está ejecutando para el BRT”, cuestionó.

Finalmente, Manuel Saavedra criticó que sea una constante que las autoridades municipales recurran a créditos. “Pidieron créditos cuando era época de bonanza, qué se puede esperar ahora que habrá menos recursos”, enfatizó.

Generar ingresos

Fernández remarcó que si no se implementan políticas para incrementar el número de los contribuyentes se continuará con la crisis por unos años. Por ello, propuso que con urgencia se elabore un nuevo catastro para incluir a más contribuyentes.

Agregó que igual es prioridad que el municipio gestione para que el Gobierno nacional asuma el pago de los contratos de salud con personal de salud, que ahora se pagan con recursos municipales.

El concejal Tito Sanjinez dijo que una opción podría ser crear ingresos en el área de áridos.