Escucha esta nota aquí

Desde las primeras horas de este miércoles, pobladores de Puerto Quijarro y de Puerto Suárez cerraron la frontera entre Bolivia y Brasil, además de los accesos a otros municipios bolivianos de la provincia Germán Busch. Exigen atención por parte de las autoridades para combatir la pandemia.

El dirigente del Comité Cívico de Puerto Suárez, Humberto Miglino Rau, afirmó que la protesta es en contra de todos los niveles de gobiernos, ya que considera que ninguno cumple con sus obligaciones de dotar de insumos, equipamientos y recursos humanos al hospital municipal San Juan de Dios de esa población.

“El hospital San Juan de Dios, de Puerto Suárez es un referente para toda la provincia, pero lo tenemos sin equipamiento desde hace más de cinco años. Necesitamos cuidar la salud de la población”, afirmó el líder cívico a EL DEBER la mañana de este miércoles.

Miglino dijo que envió dos cartas a la presidenta Jeanine Áñez, pidiendo ayuda para combatir al Covid-19, pero hasta la fecha no tuvo respuesta. El bloqueo de la ruta internacional es por tiempo indefinido.  

Los puntos del cierre de carretera son en Arroyo Concepción (cantón de Puerto Quijarro) y en la zona denominada Punta Carretera, que conecta a la provincia con el interior del país.

A los porteños, el cierre de la frontera con Brasil como medida preventiva en el país, en lugar de favorecer los ha perjudicado, ya que muchos cruzan a diario la frontera para llegar a Mato Grosso do Sul (Brasil) a estudiar, trabajar y proveerse de alimentos y medicamentos.

Esta es la segunda vez que adoptan esta medida para hacerse escuchar en menos de un mes. El 24 de junio pasado iniciaron una acción similar, duró 48 horas y no tuvo el efecto esperado, por lo que en esta oportunidad determinaron manifestarse hasta que sus demandas sean atendidas.

En días pasados, Elio Manuel Céspedes, administrador del hospital San Juan de Dios, de Puerto Suárez, indicó que, lo más urgente son unidades de terapia intensiva, que no existen en toda la provincia Germán Busch, además de médicos especialistas. En este nosocomio de segundo nivel trabajan 13 médicos, de los cuales solo siete tienen ítems.