Escucha esta nota aquí

Yapacaní vive bajo tensión permanente. La Policía y el Ejército desde el lunes están en los límites del puente que sirve de ingreso a la zona, que está bloqueado por los grupos afines al MAS, que han llegado desde varias comunidades aledañas como Campo Víbora, San Germán e incluso desde Bulo Bulo (Cochabamba), según información de la Policía.

Ante esta situación, algunos pobladores de Yapacaní, que se oponen al bloqueo, ayer se organizaron en un grupo de alrededor de 100 para ir a exigir a los bloqueadores que levanten su medida toda vez de que la población está empezando a sufrir desabastecimiento de harina, además de que los bancos, farmacias y otros servicios se encuentran cerrados.

Incluso los medios de comunicación de ese municipio han cortado sus transmisiones de radio y televisión, Omega y Amboró, debido a que los ataques a radio y televisora Ichilo la semana pasada, mientras que la Tv Comunitaria, solo difunde música.

En síntesis, los cuatro medios de comunicación de Yapacaní, no están informando.

La organización de pobladores de Yapacaní descontentos con el bloqueo del ingreso a su poblado, reunió a unas 100 personas que trataron de ir al puente, donde están los afines al MAS, pero antes de llegar fueron repelidos a golpes y pedradas, haciéndolos escapar.

Tras la huida, los afines al MAS fueron a las casas de algunas de las cabezas de los pobladores que intentaban el desbloqueo, con el fin de atacarlos, según lo que narraron sus vecinos en videos que pasaron a través de las redes sociales. Por esta razón, se conoció que algunos de los perseguidos optaron por esconderse en el monte para resguardar su integridad física.

También se conocieron audios de ciudadanos y autoridades que pedían auxilio a familiares y vecinos, avisando que grupos violentos estaban lanzando piedras e intentando entrar a sus casas.

La situación de violencia en Yapacaní es tal, que muchos pobladores están encerrados en sus casas y temen salir a la calle por temor a agresiones.

Desde el lunes, el mercado está cerrado, al igual que muchas tiendas comerciales y solo algunos se atreven a abrir ‘a medias’ sus negocios para abastecer de productos básicos a los ciudadanos.

“Ya empieza a haber desabastecimiento, por ejemplo de harina para hacer pan, y por otra parte, hay productores que están rematando sus productos, como los lecheros que están vendiendo hasta en un boliviano el litro, cuando el precio que lo dan a las empresas es de más de 3 bolivianos”, comentó un ciudadano de Yapacaní.

De 12:00 a 13:00 y de 17:00 a 18:00 de ayer, los bloqueadores permitieron el paso de las personas a pie, no así de los vehículos, en ambos sentidos del puente. Por seguridad, la Policía hizo que los que pasaban formen largas filas para revisar sus mochilas y bultos con la finalidad de interceptar objetos para provocar violencia.

Comentarios