Escucha esta nota aquí

La mañana del domingo una mujer llegó hasta el hospital municipal del Plan Tres Mil con su niño, de un año y siete meses, prácticamente sin signos vitales. Lo dejó en manos del personal médico de turno y salió del centro con el cuento de que estaba yendo a buscar dinero para los remedios, pero no regresó más.

El fiscal de distrito, Gómer Padilla, manifestó que el examen de la médico forense Rafaela Motta confirmó de que la criatura murió a raíz de un agudo cuadro de desnutrición y deshidratación. Inicialmente se temió de que hubiera sufrido agresiones porque el cuerpo presentaba manchas similares a hematomas, pero se descartó tal cosa.

"Es un descuido total y absoluto de la madre o de la persona que lo tenía a su cargo. Se inició la investigación por infanticidio, pues la ley establece, en uno de sus incisos, que el tema de la desnutrición, causada por descuido u omisión, es delito. Estamos viendo las cámaras del hospital para saber quién es la señora, tratar de ubicarla y que pueda hacer su descargo, estamos muy preocupados, pero la investigación va en curso, dijo Padilla.

“En un principio se pensó que eran hematomas, pero se debía a la desnutrición que llegó a tal extremo que la piel se adhería en sus huesitos y generaba unas manchas que parecían golpes, pero es muerte por desnutrición. Veremos de dar cristiana sepultura a la criatura que se hagan todos los estudios”, indicó el titular de la Fiscalía cruceña.