Escucha esta nota aquí

La Policía Boliviana creó la Dirección Nacional de Seguimiento de Casos Disciplinarios y Penales, con el fin de erradicar la corrupción en esa institución y posesionó a su primer director Mirko Sokol. “El departamento tiene dependencia directa de la Inspectoría General de la Policía, cuya responsabilidad recae en un señor profesional, trayectoria que permitió dar cuenta a la sociedad que se trata de una persona disciplinada y honesta”, dijo el comandante de la Policía, Yuri Calderón, en la juramentación de la nueva autoridad.

Explicó que la creación de esa dirección se enmarca en los lineamientos estratégicos y la implementación de mecanismos para prever y detectar actos sospechosos de corrupción. Calderón recomendó a la nueva unidad estudiar personalmente los casos que impliquen actos contra la moral, la ética y la “intachable” imagen profesional que debe tener un buen policía. Advirtió que no se tolerarán actitudes deshonestas y corruptas de miembros del poder judicial que permitan la reincorporación de malos policías.

“Queremos erradicar la corrupción de manera absoluta los trámites irregulares de reincorporación de policías que incurrieron en hechos de corrupción y narcotráfico, sobre todo”, indicó. Señaló que los policías tienen el compromiso con su pueblo de ser responsables y profesionales al efectuar su trabajo, lo que permitirá conseguir logros importantes de beneficio común. La Policía Boliviana está en entredicho por una serie de denuncias de actos de corrupción desde comienzos de año, con casos ‘sonados’ en La Paz, Pando, Santa Cruz y Oruro, principalmente. /ABI

Tags