Escucha esta nota aquí

A poco más de 10 días del asesinato de Yamil Rosales, un vendedor de vehículos del municipio de Comarapa, la Policía Boliviana dio por esclarecido el hecho con la aprehensión del último de los supuestos autores materiales, de nombre Diego Z. Sin embargo, se prevé que se reúnan otros elementos para dar por cerrado, definitivamente, este caso.

El coronel Jhonny Aguilera, comandante general de la Policía, explicó en una entrevista con Unitel que no se cierran a ningún escenario en torno a este hecho que segó la vida de Rosales. Aunque hay certezas sobre las situaciones anteriores y posteriores a la muerte, todavía quedan algunos informes en agenda.

Por ejemplo, las autoridades están a la espera de algunas investigaciones en torno al camión que fue robado a la víctima, a cargo del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF). Además, se  revisarán secuencias de imágenes de cámaras de seguridad que den más luces a la indagación, así como un careo entre los implicados.

Del mismo modo, Aguilera recordó que los detenidos mencionaron que hay efectivos policiales que tenían conocimiento del hecho y que fueron removidos de sus puestos en la zona de Comarapa. Queda por establecer si las versiones dadas por los aprehendidos tienen alguna certeza.

Por su parte, Wilmer Vásquez,  abogado de la familia de Rosales, pidió extender las pesquisas y realizar una reconstrucción de los hechos. Dijo que agotarán los recursos, ya que la familia no está satisfecha con la situación, aduciendo que pueda haber más cómplices.

Comentarios