Escucha esta nota aquí

La Policía de Oruro, entre grupos especiales y agentes de apoyo, se movilizó ayer al final del día hacia un sector del municipio de Challapata, zona donde el fin de semana pasado se secuestró violentamente a Maribel Copa Rojas (29), para ejecutar una intervención.

EL DEBER pudo constatar que en principio partió un grupo de más de medio centenar de agentes Delta y de otros grupos especiales, fuertemente armados y posteriormente, en buses de la Policía, más de un centenar de uniformados para respaldar el trabajo del primer contingente.

Horas antes desde la Fiscalía de Oruro, se conoció que los investigadores manejan dos posibles hipótesis sobre el secuestro. Después de escuchar las declaraciones de algunos vecinos y amigos de la familia de Maribel, el Ministerio Público cree que el secuestro pudo haber sido debido a un tema de narcotráfico o por un conflicto de tierras.

Por otro lado, la Policía del norte de Potosí activó controles de seguridad en las rutas que comunican Challapata con municipios de la región.

Comentarios