Escucha esta nota aquí

Los presos del penal de Palmasola han iniciado un motín días después de que se conociera que hubo muertos por coronavirus. El reclusorio es el más gran del país donde las medidas de bioseguridad fueron prácticamente nulas entre la población penal, que debía salir a participar de audiencias fuera de la cárcel y recibía a diario encomiendas de sus familiares en bolsas plásticas.

Pasadas las 18:30, un contingente de agentes antimotines ingresó a la cárcel de Palmasola para desarticular el motín que activaron los reclusos, exigiendo las medidas de seguridad para evitar un contagio masivo en el penal. 

Antes de que la Policía interviniera, la Dirección de Régimen Penitenciario intentó desactivar el motín con una serie de compromisos que fueron anunciados, pero que al parecer no fueron suficientes para los internos. 

La Dirección de Régimen Penitenciario, informó más temprano que se dispuso el aislamiento inmediato de todos los privados de libertad que tuvieron contacto con las personas que fallecieron por el Covid-19 en el interior del penal cruceño. 

También señaló que se realizará la desinfección y fumigación de la cárcel de Palmasola y se reforzarán las brigadas médicas del Ministerio de Salud para realizar la inspección de toda la población carcelaria. 

Otro compromiso asumido, establece que se reforzarán las medidas de bioseguridad al personal de la Policía y administrativo del penal.


NOTICIA EN DESARROLLO...