Escucha esta nota aquí

Las calles de Santa Cruz lucen vacías, sin vehículos circulando y sin grupos de ciudadanos que velen las rotondas donde se instalaron los bloqueos. Solo los convoyes de la policía recorren la ciudad de punta a punta para liberar las vías y facilitar la circulación de los motorizados.

La caravana policial está integrada por una decena de vehículos que transportan a los uniformados. Los efectivos cuentan con todos sus pertrechos para disolver manifestaciones: gases, cascos, escudos.

A su paso por el segundo anillo y la avenida San Aurelio, su labor se limita a retirar los escombros de la vía publica. No hay personas protestando contra la Ley 1386, tampoco se observan vehículos que recorran las vías. Solo medio centenar de policías que retiran los escombros colocados sobre la vía.

Se suben nuevamente a sus camionetas y se marchan por la avenida San Aurelio para repetir las acciones en cada punto de bloqueo que encuentran.

"En cumplimiento de la Constitución Política del Estado estamos con la misión de reestablecer el orden público para el desarrollo normal de las actividades", dijo uno de los oficiales al mando. "Permiso, gracias", concluye de manera arisca antes de seguir su recorrido.

En su siguiente parada, la Policía encuentra a una señora firme en su punto de bloqueo. Entre ramas y pititas, les recuerda a los uniformados que ellos pueden pasar, pero no así dos vehículos particulares que están en la salida del viaducto Percy Fernández.

"Haga paro en su casa", le dice un oficial a la mujer  mientras el resto de los uniformados retira los troncos y piedras utilizados para bloquear la vía.

Son escenas que se repiten en diversas partes de la ciudad en las primera jornada de paro nacional multisectorial. Este lunes, la capital cruceña luce vacía, sin trasporte público, sin mercados, con la mayoría de los comercios cerrados; solo las instituciones públicas han anunciado que trabajarán con normalidad.

En la ruta al norte se vive una singular convivencia. Los escasos vehículos que se dirigen al aeropuerto Viru Viru pueden pasar por el bloqueo a baja velocidad. 

Los uniformados permiten que los ciudadanos recuerden a los transeúntes los motivos de la protesta, siempre que no impiden el paso.

 


Primeros detenidos

En la zona de la doble vía a La Guardia, kilómetro 6, la policía retuvo a dos personas que se encontraban en las inmediaciones de un punto de bloqueo. De acuerdo a la explicación de la policía, ambos se encontraban consumiendo bebidas alcohólicas en la vía pública, situación que no está permitido.

Vecinos de la zona aseguran que las personas detenidas no formaban parte de ninguna protesta. Simplemente estaban en la vereda cuando los uniformados procedieron al arresto.


Uniformados retiran los elementos que impiden el tránsito en la ciudad. Foto: Ernesto Estremadoiro

Comentarios