Escucha esta nota aquí

El subcomandante de la Policía departamental de Potosí, Carlos Oblitas, dijo a los medios paceños y potosinos que existen dificultades para investigar la muerte de dos personas en el municipio de Tinguipaya, debido a que la población se encuentra susceptible, motivo por el cual se está analizando una estrategia para ingresar a la zona.

“Son detalles que van a ser manejados por el Ministerio Público y los investigadores. Se va a diseñar una estrategia investigativa con la que podamos aproximarnos a las comunidades, para obtener información, pero sin provocar en ellos (comunarios) ninguna desconfianza o incomodidad”, dijo el jefe policial.

El fin de semana, los ayllus Walmisa Mayu (monteras plumas rosadas) y Kellu Cancha (monteras plumas amarillas) se enfrentaron con piedras y palos en el sector Puente de Tinguipaya. Producto de ellos, ocho personas quedaron lesionadas y dos perdieron la vida. Los fallecidos fueron identificados como: Félix Días Colque, de 42 años, y Gregorio C. M., de 35.

“Me parece que estas personas al calor de la reunión que se realizó, habrían ingerido bastantes bebidas alcohólicas, lo que provocó una riña, peleas, hasta lanzarse piedras”, explicó la autoridad policial.

Hasta la fecha, los investigadores policiales de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) no han podido ni siquiera hablar con los familiares de los fallecidos. Oblitas argumenta que es “difícil” entrevistar a las familias dolientes.

"Aproximarse a una familia doliente no es lo más fácil que haya, estamos siendo cautelosos. Vamos a acudir a la familia para que nos pueda brindar información, pero no queremos acercarnos para no generar incomodidades, es un momento delicado para ellos y somos respetuosos de aquello", explicó.

Volvió la calma

Asimismo, la autoridad policial de Potosí aseguró que, según el reporte de los cuatro efectivos con asiento en Tinguipaya, existe tranquilidad en las comunidades que se enfrentaron el fin de semana, pero existen rumores que alertan sobre una supuesta “venganza”.

Por su parte, Eduardo Del Castillo, ministro de Gobierno, dijo que no es necesario enviar a un contingente policial al municipio potosino debido a que la calma volvió al lugar, pues ya no se reportaron nuevos enfrentamientos.

Además, comentó que la pelea que dejó dos muertos fue motivada por una pugna de problemas limítrofes que existen entre las dos comunidades implicadas en el hecho. Pero en el lugar de los hechos se habla, extraoficialmente, de tres diferentes motivos que habrían motivado la riña (alcohol, temas limítrofes, líos entre familias). 

​zzz

Comentarios