Escucha esta nota aquí

Contra reloj, así está Alejandro Salas, a quien hace cuatro meses le diagnosticaron necrosis avascular de la articulación coxofemoral en fase 3, esta enfermedad consiste en la muerte del tejido óseo a causa de la falta de irrigación sanguínea.

Alejandro requiere con urgencia una cirugía para que le coloquen una prótesis que le permita mover el hueso deteriorado. Debido al avance del daño, si no le realizan la operación con prontitud, corre el riesgo de perder la movilidad en su pierna.

Pese a los esfuerzos familiares y la ayuda de amigos cercanos, que realizaron varias actividades solidarias, no logró recaudar todo el dinero que requiere para la operación.

Con angustia recuerda el día de su diagnóstico, cuando el médico le indicó: “Necesitas una cirugía, lo tuyo es de emergencia, porque ya no está llegando sangre al fémur”. Sin embargo, han pasado cuatro meses, los dolores se van agudizando y lo único que ha conseguido es tomar calmantes.

No logro reunir el dinero”, lamenta el hombre de 38 años, que a diario, por los malestares, no puede caminar más que un par de metros.

La prima de Alejandro, que es personal de salud, explicó que el riesgo de esta enfermedad es que va afectando más zonas del hueso y hasta órganos vecinos, “por lo que hay riesgo de llegar a perder el miembro inferior. Ahora no hay más solución que la cirugía, ya que la necrosis está en estadio tres”.

El informe de una resonancia magnética del 1 de octubre confirma lo explicado por la familiar. En una parte del documento médico se detalla que Alejandro tiene una “alteración morfológica y de señal en la epífisis proximal del fémur izquierdo, comprometiendo la superficie articular”.

Una familia

A los 11 años, Alejandro quedó huérfano de padre y madre y desde esa edad comenzó a trabajar para sustentarse junto con sus dos hermanos.

Después de mucho tiempo se vio obligado a dejar de trabajar. Ahora su hermana es su principal soporte económico, pero ambos viven en alquiler.

“Han sido tiempos muy duros, esta enfermedad es cansadora física y mentalmente”, expresó quien ganaba dinero como guardia de seguridad y ya estaba afectado con la reducción de sus ingresos con la pandemia.

Ahora, la urgencia médica es frenada por cuestiones económicas, y pese al choque emocional de la enfermedad, Alejandro es optimista; pide ayuda para recuperarse y así volver a trabajar y sostenerse económicamente.

La familia explicó que se requieren $us 4.500 solo para la prótesis de cadera y los medicamentos son aparte, aunque la cirugía se realizaría gratis porque Alejandro está inscrito en el Seguro Único de Salud (SUS).

Con las actividades solidarias que realizó su familia, como rifas y venta de comidas, se logró recaudar Bs 11.000 y ahora decidió hacer pública su historia con el objetivo de buscar ayuda de la población. Además, sus parientes empezaron una campaña solidaria en redes sociales.

“Por favor, pido a mis amigos, a todo Santa Cruz que me ayuden. Aparte de este dolor que tengo en la cadera, lo único que me queda es fe de que podré salir adelante, por eso pido ayuda”, expresó postrado en una cama.

La doctora Ingrid Prest, amiga de la familia, se unió al pedido de ayuda para Alejandro.

“Hacemos un llamado a la solidaridad de la población en general para ayudar a salvar una vida, esta vez de un integrante de la familia de una gran amiga y colega”, enfatizó.

Prest agregó que actualmente Alejandro sufre intensos dolores que no ceden con analgésicos, por lo que está contra el reloj para que la enfermedad no avance.

Colaboración

Para las personas que puedan aportar, el paciente habilitó un número de cuenta: Caja de ahorro en moneda nacional, 4069413566 en el Banco Mercantil Santa Cruz a nombre de Alejandro Eduardo Salas Ortiz; la cédula de identidad es 4643620 y el número de celular el 709-18264.

Comentarios